La muerte acompañaba las uvas de Champagne

Aunque hoy no se quieran ni tantito, en la Gran Guerra EUA fue la salvación francesa. Los gringos lanzaban su primer bombardero, el "Langley", para combatir a las tropas germanas.
Los gringos seguían cosechando victorias en Europa. Los franceses los querían mucho, ahorita ya no tanto.
Los gringos seguían cosechando victorias en Europa. Los franceses los querían mucho, ahorita ya no tanto. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Las calles europeas, empedradas, pavimentadas o como estuvieran, eran destruidas por todos los bandos.

Mientras tanto, se anunciaba que en Torreón ya se hacían gestiones para que las calles tuvieran asfalto, que al parecer sigue siendo el mismo de entonces.

Por primera ocasión, La Laguna iba a tener una academia de cultura física, porque hasta la fecha era pura cultura tísica.

El señor F. Aladar, pelón y fortachón, al menos para los estándares de la época, iba a ser el director y estaba dedicada a los ñangos amateurs.

Y aunque se dice que la fruta es pura cosa sana y seguramente entonces más, porque no había pesticidas ni cosas de transgénicos y todo era orgásmico u orgánico, la policía torreonense se paseó por los mercados y decomisó una gran cantidad de fruta podrida.

Los gringos seguían cosechando victorias en Europa. Los franceses los querían mucho, ahorita ya no tanto, pero entonces eran vistos como la salvación.

Los gringos estrenaron su primer aeroplano lanza bombas, el "Langley", que fue arrojado de su hangar en Nueva York, en medio de una fiesta popular.

Como se ha dicho, eran otros tiempos. El presidente Woodrow Wilson se encargaba personalmente de recolectar fondos para sus tropas.

Por entonces, los gringos estrenaron su primer aeroplano lanza bombas, el "Langley", que fue arrojado de su hangar en Nueva York, en medio de una fiesta popular, con banderas de barras y estrellas y todo.

Como estrategia de batalla, que ya había usado Pancho Villa en la Revolución como mencionó el Magistrado Jesús Sotomayor Garza (pues Villa traía trenes hospital), los estadoounidenses colocaron pequeños hospitales cerca de las líneas de combate, en los bosques, casi portátiles.

Muy útiles sin duda, porque como estaban tan bien entrenados los soldados, andaban ahí unos de payasillos usando las armas con los ojos cerrados. Pero hasta al mejor cazador se le va la liebre y un tiro con más razón.

Aunque decir champagne es cosa muy fina, la región francesa de Champagne, donde obviamente se hace tan fino vino, era otro campo sembrado de muerte, ya no sólo de uvas.

Se anunciaba la liberación de la región. ¿Luego con que iban a festejar las tropas?

Muy interesante una disertación del escritor peruano Manuel Abastos, donde se preguntaba si los americanos de México para abajo, realmente éramos Latinos.

Concluía que se nos quedó el nombre, pero que en realidad éramos un mosaico de todo, gente que "habla con el grito de la sangre". Si nos viera ahora, todavía más revolteados.