El rebelde Alberto Salazar era derrotado en Viesca

El 'gober' Mireles reconocía a las señoras de la beneficencia de Torreón. Los submarinos saltaban a escena en la guerra, dando más oportunidades de destrucción en tierra, ahora desde el agua.
Llegó a EU el Ministro ruso Konovalov, que iba a dar unas conferencias para hablar sobre la situación en la Rusia ya no imperial.
Llegó a EU el Ministro ruso Konovalov, que iba a dar unas conferencias para hablar sobre la situación en la Rusia ya no imperial. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Como el gobernador iba a darles sus medallas a las señoras de la beneficencia de Torreón, el ayuntamiento dijo que ellos también. Mucha medalla para las damas.

El generalísimo Foch lanzaba una ofensiva de 25 millas sobre los ríos Aisne y Marne.

Si se piensa que no es tanto territorio, la cuestión era que se peleaba por cada centímetro de tierra, con uñas, dientes, cuchillo, pistola, con lo que fuera.

El uso de submarinos en la guerra era nuevo y en un editorial publicado en La Opinión, se les daba de plano por derrotados.

Famoso Juan Domínguez, era líder de operaciones en La Laguna y le mandaban notificar la captura del rebelde Alberto Salazar en Viesca.

Pero francamente, eran muy catastróficos los susodichos y las mejoras que tendrían serían decisivas en posteriores guerras.

La Opinión comenzó a formar parte de la Prensa Asociada, la agencia de noticias más segura e imparcial del mundo y se dedicaron espacios para el servicio cablegráfico que a diario enviaban desde el mundo entero aquellos valientes corresponsales.

Y aunque pagaban poco por ser diputados, el periodista Ernesto Meade Fierro se lanzaba al ruedo. Pero no era cualquier periodista, no, era uno revolucionario y se le daba por seguro el triunfo.

Llegó a EU el Ministro ruso Konovalov, que iba a dar unas conferencias para hablar sobre la situación en la Rusia ya no imperial.

Mientras tanto, los agradecidos parisinos le cambiaban de nombre a la avenida "El Trocadero", que era muy populosa y se ve desde la Torre Eiffel, por el nombre de avenida Wilson, en honor al presidente gringo.