Aliada.mx: Limpio emprendimiento social

La plataforma en línea te pone en contacto con Aliadas que limpian tu casa a un precio justo para ti y para ellas
Su fundador afirma que Aliada es un emprendimiento social
Su fundador afirma que Aliada es un emprendimiento social (Facebook/aliadamx)

Rodolfo Corcuera toma llamadas y contesta chats atareado desde una amplia habitación vacía en el segundo piso de una casona de la Colonia Roma. Con apenas un escritorio y sus lap tops el equipo del joven start up Aliada.mx, impulsa su innovador servicio dedicado a la limpieza doméstica en la Ciudad de México. 

El sitio funciona así: Primero deberás proporcionar tu código postal, después el número de baños y recámaras de tu casa para que el sistema calcule el tiempo requerido para limpiar, luego tus datos completos de contacto, el horario en el que quieres recibir a tu Aliada y al final la forma de pago, con tarjeta de crédito. Si te gusta el servicio puedes pedir que la misma Aliada vaya siempre a tu casa en el mismo horario, en el que deberás estar en casa, pues ellas no tienen las llaves de sus clientes.

La plataforma nació hace cuatro meses, cuando Rodolfo llegó al DF de Guadalajara y se topó con un problema: no tenía a nadie de confianza que se encargara de su casa. Indagó con otros amigos y se dio cuenta de que no estaba solo. Entonces surgió la idea de la plataforma digital que a la fecha ha brindado 1,600 servicios con un equipo de 30 mujeres. El nombre “Aliada” es señal de respeto a las llamadas “muchachas” o “sirvientas” despectivamente y maltratadas en sus derechos laborales. Más allá de resolver un problema para la clase media, Aliada busca ser un emprendimiento social, que garantice el desarrollo, la seguridad y la salud de las empleadas domésticas.

¿Cuál es el panorama en México para las empleadas domésticas?

Gracias a datos del INEGI y otros estudios de la Conapred sabemos que la oferta laboral doméstica en México es un desorden. Hay más de dos millones de empleadas domésticas, sólo el 2 por ciento tiene seguro médico y sólo el 10% gana arriba de 150 pesos. De acuerdo a la Conapred, 3 de cada 5 ha sido discriminada. La situación es realmente grave y lo más grave es que nadie esté haciendo nada. No hay organizaciones civiles encargándose del problema, no hay una propuesta clara del lado tecnológico tampoco. Vi una gran oportunidad de negocio pero también una para ayudar a estas personas.

¿Cuánto gana una empleada doméstica promedio en la Ciudad de México?

En las zonas que nosotros brindamos servicios ganan como 250 pesos al día. Pero el problema es que tampoco tienen todos sus horarios llenos. Trabajan por ejemplo, lunes y miércoles en casa de alguien y necesitaban chamba los martes y los jueves. Tenemos el caso claro de Carolina que era una vendedora ambulante con experiencia en la industria pero la perdió porque se enfermó y se quedó sin trabajo, en el que ganaba 1,500 pesos a la quincena si le iba bien.

O casos como Feliciana que trabajaba en una fábrica y sacaba 4,500 pesos a la quincena. Con Aliada ellas cobran por hora y en promedio ganan entre 7.800 y 8.500 a la quincena. Están prestando dos servicios de 2.8 horas al día. Ellas deciden sus horarios y capacidad de trabajo. Lore quiere chamba cerca del kinder de su hija, entonces mientras la niña está en la escuela, ella trabaja en casas alrededor. Además puso un límite de horarios, para poder pasar el resto de la tarde con su hija.

¿Cómo llegaron las Aliadas con ustedes?

Empezamos con una sola aliada, Aidé, a quien yo conocía. Le platiqué el programa y ella fue la que me dio cuerda, le encantó la idea. Cuando vi su reacción pensé que podría haber más personas entusiasmadas. Nos encargamos de desarrollar el producto y cuatro meses después tenemos 30 aliadas. El chiste es mantener un balance perfecto en el mercado. Que no tenga un exceso de oferta ni uno de demanda porque si no se quedan sin chamba.

¿Cuáles son las tarifas por el servicio? ¿Cómo las definieron?

Vimos más o menos cuánto cuesta un servicio promedio en el mercado y lo ajustamos a nuestros precios. Muchos mexicanos estamos acostumbrados a usar Internet para servicios como Uber por ejemplo, pero de ahí a abrir tu casa, tenía que haber un incentivo extra, que podía ser la tarifa. Nos dimos cuenta que el precio por visita es de 320 pesos, lo cual puede ser muy ineficiente porque van, no trabajan todo el día y realmente sólo están cuatro horas a lo mucho.

Con eso en cuenta, sacamos cuánto ganan ellas en promedio para duplicar su capacidad adquisitiva. Vimos la manera en que pudieran trabajar dos servicios al día, cerca de sus casas para que no tuvieran que transportarse tanto y que así ellas pudieran hacer una mayor oferta y tener mayor demanda de sus servicios. Con todos estos ingredientes decidimos probar los dos tipos de precios, que es de 105 pesos la hora y 65 si lo pides cada semana.

¿En qué zonas opera Aliada.mx?

Estamos en todo el DF, en parte del Estado de México y estamos preparando la extensión regional. Del Valle y Roma Norte son nuestras zonas fuertes, porque hay muchas parejas jóvenes y solteros que son nuestro target principal. Pero también nos han pedido servicios en Iztacalco, en Cuautitlán, en Iztapalapa y prestamos servicios allá.

Gran parte del debate que hay alrededor de las empleadas domésticas, es que no tienen prestaciones laborales. No cuentan con protección a su salud ni a su futuro financiero ¿Cómo hace Aliada.mx la diferencia?

Nosotros somos un market place, no somos una empresa de limpieza. Somos una empresa de tecnología que ofrecemos una plataforma para conectar a personas que necesitan el servicio con personas que quieren ofrecerlo. Como eBay o Mercado Libre pero de servicios. Las personas que ofrecen el servicio son personas investigadas que pasan ciertos filtros y tenemos un monitoreo constante para mantener estándares de calidad, por eso el promedio de calificación de nuestros servicios es de 4.6 estrellas de cinco. Aparte de capacitar a las que no saben ciertas cosas como planchar o lavar y ofrecer el servicio con los estándares más altos.

Tenemos una fundación que se llama Red de Aliadas A.C. que se nutre de un porcentaje de nuestros ingresos. La fundación les da seguro médico privado, apoyos educativos a las que quieren estudiar en las tardes y a medida que vayamos creciendo, ofreceremos nuevos programas que ayuden al desarrollo de estas mujeres.

Somos un social business; nuestro objetivo es darle una mejor calidad de vida a ellas. Tenemos que garantizar que la persona es de confianza. Del otro lado, tenemos la obligación de cuidarlas. Contamos con un plan de emergencias -que no hemos tenido que implementar afortunadamente- en el que pueden marcar un número y respondemos de manera inmediata. Así se sienten muy seguras.

¿Por qué un emprendimiento social? ¿De donde proviene tu interés?

Mi vocación social proviene desde que decidí estudiar derecho en el ITAM. Empecé a trabajar en un despacho corporativo increíble pero no me satisfacía ese lado. Antes de estudiar derecho estuve en un campo de refugiados en África y me di cuenta que lo que a mi realmente me movía era crear un impacto. Estamos en un punto crítico en México y el mundo. Tenemos grandes crisis ambientales y sociales, grandes desigualdades. Si tu sueño es llegar a ser exitoso sólo para ti se me hace una irresponsabilidad rotunda. Ahorita la tecnología crece a ritmos estratosféricos; nunca habíamos tenido tantas oportunidades. No utilizarlas con un fin social se me hace una locura.