San Francisco sopesa regular servicios como Airbnb

Bajo el argumento del incremento de precios en las rentas, los propietarios de bienes en la ciudad buscan la regulación de servicios de hospedaje como Airbnb
Un ciclista pasea por el Mission District de San Francisco
Un ciclista pasea por el Mission District de San Francisco (AP)

Se prevé que el martes supervisores de San Francisco analicen un tema complicado que ha generado argumentos apasionados tanto de clientes como de propietarios de casas, la regulación al servicio de renta de casas Airbnb.

Las personas que buscan la aplicación de controles más estrictos en la renta de casas para turistas señalan que los propietarios sacan del mercado de arrendamientos a numerosas casas, lo que agrava la carencia de espacio para renta y provoca que los precios se eleven. Casas pequeñas a menudo se venden en más de un millón de dólares y apartamentos de una recámara se rentan en más de 3.000 dólares al mes.

La más estricta de las dos propuestas para enmendar las leyes que rigen la renta de casas limitaría a 60 la cantidad de días que se puede rentar un espacio. Se prevé que no sea aprobado en la reunión de la Junta de Supervisores y sea decidida por los votantes.

"San Francisco enfrenta una crisis de vivienda como nunca se había visto y hemos hallado que las rentas de Airbnb están exacerbando la crisis", dijo el supervisor David Campos, autor de la propuesta.

El año pasado los supervisores aprobaron las primeras regulaciones al servicio de rentas para turistas. Las reglas establecen que casas completas sólo pueden rentarse hasta 90 días y las parciales sin cambios.

Airbnb es el servicio de renta de casas líder en San Francisco y a fines de abril disponía de casi 5.000 sitios. El servicio permite a los usuarios anunciar y reservar casas privadas o cuartos a través de su sitio web o una aplicación para dispositivos móviles.

Las personas que ponen espacios en renta dicen que necesitan ingresos adicionales para pagar la hipoteca y gastos corrientes.

"Para miles de residentes de San Francisco, Airbnb es un mascarilla de oxígeno que hace posible vivir en la ciudad que aman", dijo el vocero de Airbnb, Christopher Nulty.

Peter Kwan del grupo de propietarios que pone espacio en renta Home Sharers San Francisco, que tiene 1.800 miembros, dijo que es evidente que hay una crisis de vivienda en la ciudad pero consideró que culpar a las casas compartidas no es la solución.

Quienes proponen reglas más estrictas dicen que los propietarios de casas están más inclinados a rentar a turistas adinerados en lugar de hacerlo con inquilinos de largo plazo.

Muchos apoyan una iniciativa que fija un límite de 75 días en renta al año e impone otros requisitos. También está en agenda una regulación impulsada por el alcalde Ed Lee, que establece como máximo 120 días.