Adiós al look coordinado en la moda femenina

Actualmente, las mujeres eligen prendas sueltas de muchas colecciones que les gustan y las combinan, creando así su propio estilo individual.

El look uniforme del catálogo ha pasado de moda. Actualmente, las mujeres que siguen la moda eligen prendas sueltas de muchas colecciones que les gustan y las combinan, creando así su propio estilo individual. Así describe en términos generales la nueva tendencia en la moda Gerd Müller Thomkins, director del Instituto Alemán de la Moda (DMI), con sede en Colonia. "En realidad, ya no existe el look y la tendencia", afirma.

Según el informe de verano del DMI, la culpa la tienen los fabricantes: "El sector parece haber juzgado mal al propio consumidor", que busca la individualidad, la personalidad y la singularidad. Para las mujeres que siguen la moda, las prendas uniformes que cuelgan en las perchas de las tiendas son "puro aburrimiento".

Básicamente, se puede afirmar lo siguiente: lo que está de moda es una mezcla de prendas peculiares que no tiene todo el mundo, por ejemplo de las tiendas de segunda mano, con un toque retro, y prendas sueltas de los grandes comercios. Dentro de este conjunto se van formando corrientes y combinaciones de tendencias individuales que también se pueden ver en las colecciones de las tiendas de moda.

Uno de los looks que están de moda se llama "Bohemian riot", algo para la hippie moderna.

Uno de los looks que están de moda se llama "Bohemian riot", algo para la hippie moderna. Las mujeres que visten así utilizan ideas de la moda de los años 70, tales como prendas con flecos, estampados Paisley o en Batik, así como bordados florales. Se utilizan sombreros y cadenas largas. El resultado también puede ser un look veraniego para ir a un festival, como lo muestra Rich & Royal, por ejemplo, con sus camisetas bordadas y fuertes botas negras. Mango ofrece un pequeño vestido ligero y amplio con estampados étnicos y H & M con estampados florales. Aquí también la norma dice que la mujer no necesariamente tiene que llevar todas estas piezas juntas, sino que también puede incorporar algunos elementos hippie en el look completo, como explica Müller-Thomkins.

Es justamente la presencia de lo conocido en las nuevas colecciones lo que lleva a la asesora de imagen alemana Ines Meyrose a afirmar: "En mi opinión, sólo hay pequeños cambios en lamoda en comparación con el verano pasado. Sin embargo, esto está muy bien para el consumidor, ya que puede seguir poniéndose muchas cosas". Siguen estando de moda, por ejemplo, un look completamente blanco, de la cabeza a los pies, y los estampados florales. Entre los colores también siguen muy presentes los tonos nude y marrón, así como el gris.

Sin embargo, en las colecciones se pueden descubrir muchos detalles nuevos. En cuanto al look completo, a los diseñadores les sigue gustando una mezcla de diferentes estampados, en parte mediante la combinación de varias piezas pero también en una prenda individual, como se puede ver en las colecciones de Etro o Heine. "Sin embargo, ahora hay muchas cosas oscuras", dice Meyrose. Especialmente el negro y el verde oscuro.

Respecto a los colores metálicos, los tonos que estaban de moda últimamente eran el dorado y el cobre. "Me parece que ahora la tendencia va hacia el color plata", dice Meyrose. Por su parte, el asesor de imagen Andreas Rose, de Fráncfort, recomienda combinar los elementos metálicos con estampados florales para que el look no sea navideño sino veraniego. La firma Patrizia Pepe ofrece una combinación veraniega con blanco.

Otra novedad es una mayor presencia del look business para la mujer, especialmente los blazers negros.

Otra novedad es una mayor presencia del look business para la mujer, especialmente los blazers negros, como se puede ver en Cinque. En su informe, el DMI califica esta tendencia como "Advanced formal". Estas prendas no tienen adornos y están reducidas al mínimo necesario. También están de moda los materiales transparentes. Sin embargo, estos materiales sólo son apropiados para una estética de capas, opina Meyrose. A su juicio, los tops, que dejan al descubierto gran parte del abdomen, no los deben llevar ni los adolescentes ni los adultos en el día a día, sino que "más bien son apropiados para la playa".

Otra tendencia es la "Future radical", que es más bien deportiva, dice Müller Thomkins. Al igual que la moda deportiva, estas prendas se caracterizan por sus colores luminosos y una mezcla de varios materiales. Sisley, por ejemplo, tiene en su colección un vestido ajustado de color rosa vivo con elementos negros y espalda transparente. "También está pisando fuerte una mezcla de negro y blanco que en realidad está muy extendida en el streetwear y en la ropa deportiva", dice el experto en moda. En las camisas de Minx destacan las rayas anchas, en las de Marc O'Polo las rayas delgadas. Hugo apuesta por los cuadros, Comma por la combinación de varios elementos negros con blancos.

Sin embargo, básicamente ha terminado la moda de los tonos contrastantes y los colores neón, asegura Müller-Thomkins, quien ha observado más bien colores pastel en las colecciones de los diseñadores. "Estos colores suaves van sustituyendo a los colores chillones, que poco a poco se han ido extinguiendo". Según Andreas Rose, un color rosa polvoreado atrae ahora las miradas. En las colecciones, este color se puede ver con frecuencia en los estampados florales.

Ines Meyrose ha visto muchas prendas de color verde esmeralda, un color que ya era popular en las pasadas colecciones, así como el verde pistacho, un color que armoniza bien con estampados florales, como demuestra United Colors of Benetton. También el rojo es uno de los colores de este verano.

Los estampados reflejan motivos inspirados en la naturaleza, como los de la selva, pero también se ven escenas urbanas completas, como en la colección de Marc Cain. Por otro lado, también están de moda los motivos gráficos. Hasta cierto punto, los estampados parecen ser pinturas. "Por supuesto que es cuestión de gustos, pero creo que es un modo de expresarse", opina Andreas Rose. "No todo tiene que estar tan colorido, porque también se pueden utilizar algunos elementos individuales".

Según Müller-Thomkins, ahora son cada vez más las mujeres que se ponen faldas otra vez, de todos los tamaños y en todas las variantes. Incluso se pueden ver formas inusuales, como la falda drapeada de forma asimétrica y el vestido maxi con una larga raja. Sin embargo, en muchas colecciones se ven sobre todo minifaldas en corte A y faldas lápiz de largo medio. Por el contrario, los pantalones largos son cada vez más cortos, según ha observado Meyrose.