La motivación de Bradley es de muchos ceros