En desarrollo método no tóxico para tratar agua

José Luz González Chávez, investigador de la Facultad de Química de la UNAM, comentó que trabaja con biosorbentes con quitosano para retirar contaminantes metálicos de efluentes industriales.

Cuautitlán Izcalli

En colaboración con el Instituto Tecnológico de Toluca, un investigador de la Facultad de Química de la UNAM desarrolla un método eficiente, biodegradable y no tóxico para tratar aguas contaminadas y efluentes industriales.

José Luz González Chávez, profesor e investigador de la Facultad de Química (FQ) de la UNAM, comentó que trabaja con biosorbentes con quitosano para retirar contaminantes metálicos de efluentes industriales.

Explicó que el quitosano, el segundo polímero más abundante en la naturaleza, forma parte del recubrimiento de camarones, cangrejos, arañas e insectos, además es sorbente, es decir, tiene la capacidad de captar contaminantes, especialmente iones metálicos, por lo que es adecuado para retirar metales pesados del agua, como plomo y cobre, explicó.

En la conferencia "Remoción de contaminantes metálicos utilizando biosorbentes a base de quitosano", el doctor en química explicó que, a nivel experimental, ha probado con éxito el uso de hidrogeles y criogeles de ese polímero en aguas residuales.

Los sorbentes –entre los que se incluyen los hidrogeles y criogeles que son polímeros entrecruzados– son elementos con capacidad para captar contaminantes y, con base en ellos, se desarrollan técnicas en colaboración con el Instituto Tecnológico de Toluca, a fin de tratar distintos elementos presentes en el agua.

El tratamiento de aguas residuales es un reto que aumenta en complejidad, pues el líquido se contamina con agentes tóxicos como hidrocarburos, colorantes, metales pesados, plaguicidas, materia orgánica, productos químicos domésticos y desechos radioactivos.