“No se ve una recuperación del empleo en Tamaulipas”

La tendencia de contratación para el cierre de 2013 es del 14 por ciento, un punto porcentual menos que la media nacional; la firma considera que todos los actores de la sociedad deben contribuir ...
El sector de la construcción tiene una tendencia de 8 por ciento, más baja que otros rubros.
El sector de la construcción tiene una tendencia de 8 por ciento, más baja que otros rubros. (YAZMÍN SÁNCHEZ)

Tamaulipas

Para el cuarto trimestre del año, Tamaulipas tiene una tendencia de contratación del 14 por ciento, 1 por ciento debajo del índice nacional ubicado en 15 por ciento. Mónica Flores Barragán, directora general para ManpowerGroup Latinoamérica, explicó que dicho porcentaje no es un número halagador pero que tampoco es un número que implique destrucción de empleo. Mencionó que en el país se necesitan cubrir un millón 200 empleos al año para ofrecerse a los egresados de la universidades. Refirió que para la región noreste, donde se incluye el estado, el sector de servicios es el más optimista con un 18 por ciento de expectativas de contratación, seguido por el de comercio con 13 por ciento.

[b]¿Cómo cerrará el año Tamaulipas en contratación de personal?[/b]

Cada semestre Manpower Group a nivel global y en México hacemos una entrevista a la que llamamos Encuesta Expectativas de Empleo, en esta entrevistamos a nivel global a más de 65 mil asesores y en México a casi 5 mil, donde les hacemos una única pregunta: ¿Van a aumentar o disminuir la plantilla laboral durante el trimestre?

Esta encuesta es la única de su tipo y la cual puede ser predictiva e indica la tendencia de contratación para los siguientes tres meses. Ahora el resultado para los tres meses, octubre, noviembre y diciembre de 2013.

De todo México, el 23 por ciento de los encuestados dijo que iba a aumentar su plantilla laboral, 9 por ciento la iba a disminuir y el 68 iba a permanecer sin cambio.

La tendencia neta de empleo nacional es del 15 por ciento. Pero 15 por ciento para un último trimestre del año, es si no el más bajo, no es el más positivo.

El año pasado para el último trimestre tuvimos 18 por ciento; para 2011 fue 14 y para 2010 en 16 por ciento.

Pero si tomamos los datos de últimos trimestres de antes de la crisis en 2004-2008, andábamos por cifras de 17, 18, 20 y 21 por ciento respectivamente.

Este 15 por ciento, no es un número halagador pero tampoco es un número que implique destrucción de empleo, y quiero ser muy cautelosa en este punto, no es destrucción pero tampoco es generar en un millón 200 empleos al año que necesitamos para ofrecer al número de egresados de las escuelas.

A nivel nacional el sector más optimista es el manufacturero con 17 por ciento y servicios con 16 por ciento, ambos sobrepasan la media nacional.

Los menos optimistas son comercio, agricultura, pesca, minería y extracción con 12 por ciento. Si comparamos a nivel región, la más optimista es occidente con 19 por ciento, valle 18 por ciento y noroeste con 17 por ciento, centro está en 15 y noreste en 14, igual que sureste y norte con 8 por ciento.

La región noreste que para nosotros incluye Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz norte, la media es 14 por ciento, un punto por debajo de la media nacional; en esta región el sector de servicios es el más optimista con un 18 por ciento de expectativas de contratación; sigue comercio con 13 por ciento; agricultura con pesca, minería y extracción con 10 por ciento; comunicación y transporte con 9 por ciento, y manufactura y construcción con 8 por ciento.

Entre los estados que están igual que la media están Puebla y Quintana Roo; Tamaulipas está por debajo de la media.

Un punto no marca tendencia, pero sí hay que tener presente en que no es de los estados que más crecerá para finalizar el año.

Con estos datos, nos atrevemos a decir que para finales de año, 2013, se van a generar poco menos de 400 mil empleos formales, lo cual indica que hay unas baja contra el millón del que se habla de egresados.

Si comparamos estos datos con los resultados de otros países vemos que India es el más optimista con una tendencia de contratación de 41 por ciento, Taiwán 35, Brasil 19 y México 15 por ciento. El país menos optimista es Italia con -3 por ciento, lo que implica destrucción de empleo, España -7 por ciento y Grecia con -1 por ciento, por poner unos ejemplos.

Estamos muy cerca de la expectativa de los Estados Unidos, siempre los comportamientos de ambos países van a estar muy parecidos aunque en números sea muy diferente, pero la buena noticia es que para este trimestre es el número más positivo que ha generado Estados Unidos durante los últimos cuatro años con 13 por ciento.

Mientras se mueva esta economía hay posibilidades de que la nuestra también se agilice si las políticas públicas están acordes a esta realidad.

[b]

Durante los últimos años Tamaulipas se ha mantenido en la cabeza del desempleo en México; ¿qué pasa en el estado?[/b]

Indudablemente, la actividad económica en el estado se ha visto afectada por la desaceleración en el pasado por el sector manufacturero, sería muy aventurado. Por ejemplo, en esta región la manufactura está en 8 por ciento igual que construcción, que no es el 14 por ciento de la meta regional. Lo que dice la encuesta es que para el cuarto trimestre de 2013 no se ve una recuperación del empleo. Si queremos saber qué es lo que se espera para el año que entra, el próximo 10 de diciembre se lanza la encuesta para el primer trimestre de 2014.

[b]

¿La reformas hacendaria y energética tuvieron su repercusión para esta tendencia de empleo?[/b]

Creo que es difícil medir cuánto han repercutido, claro que hay una expectativa de la comunidad de negocios para ver qué es lo que se aprueba; hemos esperado la reforma energética por mucho tiempo, la fiscal pues todo mundo está esperándola, hemos visto en medios que hay diferenciación y negociación y diferentes puntos de vista alrededor de lo que se propuso, de lo que se está discutiendo y de lo que se aprobó el miércoles, y por supuesto todo tiene un impacto.

El tema es que la visión del país debe ser a través de todos los actores de la sociedad, ser un país más competitivo, y cuando digo que todos los factores son porque el gobierno tiene que tener políticas públicas que fomenten la competitividad del país y nos hagan atractivos ante el mundo global. La iniciativa privada debe también poner su granito de arena en temas de formación de su propio talento en cuestión de responsabilidad social.

Las instituciones académicas también deben poner de su parte en estar actualizadas y generar empleo y no egresados frustrados, formar competencia, no tanto en aprendizajes de memoria; y el individuo tiene que seguir aprendiendo y avanzar y de tomar la riendas de su propio destino; porque no todo se lo va a dar el gobierno, la empresa o la escuela, porque el mundo ya cambió.