“Una silla de ruedas no limita para trabajar”

A la recién egresada no le pueden dar el trabajo porque las empresas carecen de las instalaciones para su desempeño.
La recién egresada de la licenciatura busca empleo sin tener éxito.
La recién egresada de la licenciatura busca empleo sin tener éxito. (JOSÉ LUIS TAPIA)

Tampico

Es complicado el panorama para los jóvenes recién egresados que buscan empleo en Tamaulipas pero es más difícil aún para aquellos que tienen una capacidad diferente y que definitivamente no son valorados por las empresas que ofrecen vacantes.

Cynthia es una joven tampiqueña de 22 años de edad con sueños de superación como cualquier otro ciudadano. Que busca darles alegrías a sus padres y también regresarle un poco de todo el apoyo que le han brindado.

La joven se acerca tímidamente a la zona de registro de la segunda “Expo chamba 2013”, misma que se desarrollo en el Centro de Convenciones de Tampico. Recibe indicaciones del personal que recibe a los solicitantes.

Con un rostro serio y con la timidez como bandera, la joven egresada en la Licenciatura en Negocios Internacionales relata lo complicado que ha sido conseguir empleo desde hace casi tres meses que salió de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

Relata que ha tenido un aproximado de siete entrevistas de trabajo y en todas partes le han dicho que no la pueden contratar por su condición, por estar postrada en una silla de ruedas y por no confiar en sus conocimientos, en su talento.

“A todos los lugares que he ido me han dicho que no me pueden dar el trabajo porque no cuentan con las instalaciones para que yo pueda desempeñarme”, explica la joven que acudió a la Expo Chamba con la finalidad de colocarse.

La joven, que no quiso proporcionar sus apellidos y que desde los diez años anda en una silla de ruedas después de haber sufrido un accidente automovilístico, solamente quiere una oportunidad de demostrar que tiene la capacidad de desempeñarse en cualquier área.

“Yo estoy capacitada como cualquier persona y no por el hecho de estar en una silla de ruedas me limita, yo puedo hacer cualquier trabajo, el que sea”, declaró la joven con voz suave pero a su vez llena de fuerza.

Con una sonrisa tenue que se dibuja en su joven rostro cuenta que ya recorrió un aproximado de siete stands de las 90 empresas que participaron en el evento que promueve la Coordinación Regional del Servicio Nacional de Empleo.

La joven que recorrió la “Expo chamba” sabe que será complicado ocupar uno de los mil 200 empleos que se ofertaron, sobre todo, por las experiencias de rechazo que ha tenido en el pasado debido a su condición.

“Dejé mis datos en algunos stands y esperemos que en alguno nos podamos quedar a trabajar” expresa Cynthia, para después sonreír un poco más durante la entrevista, al parecer con un poco más de confianza.

La joven atrae las miradas del resto de los jóvenes que también acudieron por la misma razón: conseguir un empleo y dejar de ser parte de la estadística en Tamaulipas, en donde el desempleo es el primer lugar a nivel nacional, según datos del INEGI.

Hasta para un joven con todas sus condiciones físicas a plenitud es difícil conseguir empleo, al menos es lo que dice el joven David Ahumada, quien estudió Negocios en la UAT y tiene casi un año buscando chamba.