"Nos convertimos en una ciudadanía desechable"

El director del Centro de Valores Humanos del Instituto Tecnológico de Estudios Superior de Monterrey, en el sur de Tamaulipas, presentará este sábado la segunda parte de su libro, “Para aprender ...

Tampico

En un momento cuando menos lo esperas, la vida te asalta, debes aprender lo que supuestamente ya sabías.

Rubén Nuñez de Cáceres hace una reflexión de vida, en una sociedad que aprecia la vida, más allá de la madurez, una que a él, le llegó en una etapa diferente de vida: ser abuelo.

Hace una crítica a la sociedad, al individuo, que fija parte de su vida en cuestiones materiales o superfluas, olvidando las cosas pequeñas, que pudieran parecer pequeñas, suplantándolas con facilidad.

“Una generación desechable, que cambian las cosas de repente por que llega algo más moderno. Y en algún momento creemos que los amigos son desechables, matrimonios desechables, y hacemos una jerarquía equivocada”.

La sociedad se ha olvidado de ciertas cosas, refiere, “pateamos la justicia, la legalidad, el respeto; hay cosas que hacemos a un lado: los valores la felicidad, la enseñanza”, apunta el aún catedrático, quien sostiene que la nueva filosofía de vida llegó de la mano en su momento, como su jerarquía de abuelo.

“Solamente se aprende a ser hijo cuando es papá, y solo se aprende a ser papá cuando es abuelo”, y apunta, “la gente no sabe vivir, no sabemos vivir. Lo hacemos pensando pensando en los fines de semana, los sábados, el futbol, y no nos damos cuenta de las cosas pequeñas”.

La construcción del libro viene de la mano con una serie de reflexiones, posturas, que fueron creciendo en experiencia como ser humano, de jefe de familia.

“Reflexionó por ejemplo, que Dios se llama como uno: la enfermera, el que te ayuda en un accidente, el que te dió la mano en un problema”.

La presentación del libro, tendrá como sede al Teatro Cultural Metropolitano, “justo después del partido de fútbol, afortunadamente”, bromea el catedrático recordando el horario de la seis de la tarde para mostrar a un undécimo vástago literario, que asegura, está influenciado por la filosofía de Gandhi.

“Vive como si fueras a morir vivir mañana, pero aprende como si fueras a vivir para siempre”.