Muestrea Conagua arroyo El Cojo tras derrame de petróleo

El escurrimiento del hidrocarburo llegó a unos 700 metros del afluente, principal abastecedor de agua para miles de ciudadanos en la cabecera de González.
Se derramaron 15 mil litros de combustóleo emanados de la planta de rebombeo de Petróleos Mexicanos.
Se derramaron 15 mil litros de combustóleo emanados de la planta de rebombeo de Petróleos Mexicanos. (Milenio)

González

Tras el derrame de poco más de 15 mil litros de combustóleo emanados de la planta de rebombeo de Petróleos Mexicanos en el municipio de González, personal de la Comisión Nacional del Agua realizó monitoreos al arroyo El Cojo, afluente que suministra de agua a miles de familias, pues el hidrocarburo quedó regado a no más de 700 metros

Martín Ayala Román, subcomandante de Seguridad Hidráulica de la cuenca norte, fue quien encabezó esta inspección y levó a cabo el levantamiento de muestras con la finalidad de determinar si hubo alguna afectación debido a este derrame.

Mencionó que el combustóleo quedó a 700 metros del arroyo El Cojo motivo por el cual se dio este levantamiento de muestras y será en el transcurso de esta semana cuando se dé a conocer el dictamen de la Conagua a fin de establecer multas a la para estatal además de la remediación del daño de manera inmediata.

En la inspección estuvo presente además personal de Pemex y de la Dirección de Protección Civil en González, a cargo de Fabián Ibarra Torres.

Y fue precisamente el funcionario municipal quien dio a conocer que están a la espera de que personal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, envié a su personal para determinar el impacto ambiental que habrá de ocasionar el derrame de este producto, ya que a simple vista se observa que una gran cantidad afectó un sembradío que se encuentra en las cercanías de este lugar.

De igual forma personal de Pemex inició con la recolección del combustóleo del cual se dijo no representa riesgo de alguna explosión, aunque si sustenta altos niveles tóxicos que pusieron en riesgo a cientos de familias que viven en los alrededores.

Tras esta contingencia el fuerte olor a combustible se pudo percibir hasta la zona centro del municipio y según reportes de Protección Civil gran cantidad de personas sufrió a causa de estos efectos principalmente náuseas y fuertes dolores de cabeza.