Discapacitados, con espacio en el Tamaulipas, pero...

El área destinada para personas en silla sobre ruedas, tiene capacidad para 10 aficionados, sin embargo, no es suficiente dado que en juegos de liguilla asisten más del cupo.
Área de discapacitados en estadio Tamaulipas.
Área de discapacitados en estadio Tamaulipas. (Sergio Sánchez)

Tampico

Una de las decisiones que se tomaron en la última remodelación que se hizo en el estadio Tamaulipas, en el Torneo Apertura 2008 de la Segunda División, fue la de generar un espacio exclusivo para las personas con capacidades diferentes, ya que originalmente el coloso de la Unidad Nacional, no contaba con esta importante área.

A la fecha son varios los usuarios los que han podido disfrutar el futbol desde un punto importante del graderío con entrada por la puerta nueve.

Guillermo Ignacio Cortés Rojas, es uno de los fieles seguidores de la Jaiba Brava y disfruta cada partido desde este lugar, que a pesar de no corresponder a las exigencias de la Federación Mexicana de Futbol, y la misma FIFA de acuerdo al cuaderno de cargos, es un lugar funcional.

“En mi experiencia la vengo utilizando desde que se construyó la rampa de acceso ahí en la puerta nueve que fue durante la gestión del licenciado Jesús Martínez. El acceso en sí es cómodo y la zona donde estamos también, el problema pasa más por problema de cultura y educación de la gente
porque cuando hay entradas por abajo de la media se puede decir que uno la pasa bien, pero cuando hay sobrecupo si se padece mucho por lo mismo que en esa zona se hace un cuello de botella en parte causado porque estamos ahí varios aficionados en sillas de ruedas”.

El área destinada para personas en silla sobre ruedas, tiene capacidad para 10 aficionados, sin embargo, no es suficiente dado que en juegos de liguilla asisten más personas, incluso cuando asisten invitados del sistema DIF o CRIT.

“De acuerdo al cuaderno de cargos de la FIFA y de Femexfut, dice que el diez por ciento del aforo del estadio debe ser destinado para las personas con discapacidad, y al menos en la zona donde originalmente se nos destinó como área reservada caben cómodamente cinco personas en silla de ruedas, pero ya en el pasillo pegado al barandal azul se pueden estacionar como unas diez con las consabidas molestias para el resto de la gente que insiste en estar ahí o que pasan camino a los sanitarios o a comprar bebidas, habría que recordar a esos aficionados que hagan consciencia, que respeten nuestros espacios”.