Halloween gana terreno a Día de Muertos

El párroco de la Catedral de Nuevo Laredo exhortó a la ciudadanía a realizar conciencia, ya que la celebración americana tiene un trasfondo siniestro y en México "reírnos de la muerte y rezar ...
El Halloween estpa ganando terreno a la celebración mexicana del Día de Muertos, esto de acuerdo al parroco de Nuevo Laredo.
El Halloween esta ganando terreno a la celebración mexicana del Día de Muertos, esto de acuerdo al parroco de Nuevo Laredo. (Especial)

Nuevo Laredo

La celebración anglosajona del Halloween le ha robado su sentido religioso al Día de Muertos en esta frontera, en donde su celebración ha sido sustituida por "una noche del terror, de las brujas y los fantasmas", pese a que la Iglesia señala que ese festejo no es católico.

Al comentar lo anterior, el padre Rogelio Lozano Alcorta, párroco de la Catedral del Espíritu Santo, dijo que es por eso que hace un exhorto a los feligreses a que hagan conciencia de su actuar, pues es en este mes de cuando se realiza esta celebración.

Comentó que "el día que culturalmente los mexicanos nos reímos de la muerte son los días 1 y 2 de noviembre, y son estas fechas las que la Iglesia católica toma como días que guardan una gran carga cultural mexicana; además que esos día son para hacer oración por los que se nos adelantaron".

Dijo que "la Iglesia católica no apoya la festividad de Halloween, pues tiene un trasfondo siniestro y por el cual debemos abstenernos de hacerlo, creo que este problema ha venido en aumento, ya que somos una localidad fronteriza y esta tradición es más del extranjero y es por eso que esta mezcla de cultural no es sano para nuestro acervo cultural".

Advirtió que el Halloween es una celebración de origen pagano, que podría atribuírsele a los celtas, por eso el rechazo a usar disfraces de brujas, vampiros, fantasmas, gatos negros o monstruos que van contra la religión católica.

Agregó que "no es una fiesta inocente, porque tiene un trasfondo de ocultismo y diabólico".

Lozano Alcorta concluyó que "es una fiesta pagana y existe el riesgo de que la festividad anglosajona de brujas y terror acapare la atención de la población, en vez de la tradición cristiana de los fieles difuntos, los días 1 y 2 de noviembre".