Desvíos en Nuevo Laredo y Matamoros en fondos federales: ASF

En el primer año de gobierno de Benjamín Galván y Alfonso Sánchez Garza se detectaron anomalías e inconsistencias en el manejo de programas como el Fismun y el Fortamun.
Benjamín Galván, ex alcalde de Nuevo Laredo.
Benjamín Galván, ex alcalde de Nuevo Laredo. (CORTESÍA )

Tampico

Los gobiernos de Matamoros y Nuevo Laredo tuvieron irregularidades en el manejo de fondos federales como el Fortamun y el Fismun durante 2011, en cuyo ejercicio se encontraron desde egresos no comprobados, facturas apócrifas, pagos en exceso, traspasos a cuentas bancarias distintas y anomalías en la contratación de obras y adquisiciones, hasta subejercicios.

[b]fortamun En Matamoros

[/b]

De acuerdo con información de la Auditoría Superior de la Federación, Matamoros no comprobó recursos por 5.7 millones de pesos. Al entonces alcalde Alfonso Sánchez Garza, además se le detectaron pagos improcedentes o en exceso y la omisión de reintegrar recursos a la cuenta del fondo, anomalías cuantificadas en 1 millón 124 mil 900 pesos.

La revisión comprendió el manejo de los recursos del Fortamun aportados por la federación durante el año 2011 a Matamoros, por 210.9 millones de pesos. La muestra auditada fue de 118.3 millones de pesos, que representaron el 89.3 por ciento de los recursos transferidos.

El 14.5 por ciento de los recursos ejercidos se destinaron al pago de pasivos, el 35.8 a seguridad pública, el 15.3 a obra pública y el 34.4 por ciento a requerimientos del municipio.

En la revisión se detectaron transferencias del Fortamun por 60.5 millones de pesos, a cuentas municipales distintas al programa.

En 16 pólizas de egresos no se localizó la documentación comprobatoria por 11.1 millones de pesos. En el transcurso de la auditoría se devolvieron 8.8 millones y quedaron pendientes 2.3 millones.

El municipio realizó un traspaso por 19.9 millones para pago de deuda, de los cuales se comprobaron 19.8, existiendo una diferencia, con rendimientos financieros, por 110 mil pesos que no fueron devueltos a la cuenta del fondo.

Por otra parte, no se reintegraron a la cuenta bancaria del Fortamun sueldos no cobrados por 351 mil 700 pesos.

Una póliza de egresos por cien mil pesos, para el pago de pasivos, presentó facturas presumiblemente apócrifas, ya que al verificarlas en la página electrónica del SAT no coincidieron los datos.

El municipio no envió el cuarto informe trimestral 2011 a la SHCP, ni publicó estos reportes en su página de Internet.

Tampoco dio a conocer a la población por medios impresos el monto asignado al fondo, costos, ubicación, metas, acciones a realizar y número de beneficiarios así como los resultados alcanzados.

En el rubro de seguridad pública, el ayuntamiento no dispuso de un programa que dirigiera las acciones en la materia e incluyera la participación de la ciudadanía.

En materia de obra pública, se encontraron 87 contratos sin indicar el procedimiento de adjudicación y en 41 acuerdos no fue posible determinarlo, debido a que éstos no se proporcionaron para su revisión.

Por tal motivo, no fue posible establecer si se sujetaron a los procedimientos de contratación correspondientes y se garantizaron las mejores condiciones en cuanto a precio, calidad, financiamiento y oportunidad.

En 13 contratos se omitieron los pagarés para suplir las fianzas de vicios ocultos y en 8 faltó la documentación comprobatoria del gasto por 3.3 millones de pesos, dichas obras no fue posible verificarlas físicamente.

Siete obras fueron terminadas en fecha posterior a la estipulada, sin que se aplicaran penas por incumplimiento.

17 obras presentaron conceptos estimados y pagados, pero no ejecutados, por 622 mil pesos.

Además, se comprobó que las adquisiciones de 4 tracto camiones y 4 cajas semirremolque por 4 millones de pesos, no se sujetaron al procedimiento de licitación pública.

El municipio no evaluó con indicadores el desempeño del Fortamun para medir el cumplimiento de metas, ni acordó con la SHCP medidas de mejora.

La ASF emitió 31 observaciones, de las que solo 3 fueron solventadas antes de integrarse el informe y las 28 restantes generaron igual número de recomendaciones.

Se recuperaron recursos por 6.8 millones de pesos y el dictamen de la cuenta pública se aprobó “con salvedad”.

[b]SUBEJERCICIO DE RECURSOS EN NUEVO LAREDO[/b]

El municipio de Nuevo Laredo incurrió en subejercicio de los recursos del Fondo de Infraestructura Social Municipal (Fismun) pues al 31 de diciembre de 2011 sólo había ejercido el 69.4 por ciento de los recursos asignados, debido a que las obras empezaron hasta septiembre del mismo año, lo que impidió que se generaran los beneficios esperados para la población en rezago social y pobreza extrema.

En 2011 la federación envió al municipio, entonces gobernado por Benjamín Galván, recursos por 39.4 millones de pesos, de los que se examinaron 30.4 millones, que representaron el 77 por ciento de los recursos transferidos.

Sin embargo, al cierre de ese año apenas se habían ejercido 27.3 millones de pesos y al 31 de mayo de 2012 se llevaban gastados 37.7 millones, el 95.6 por ciento del presupuesto asignado, dinero que se aplicó en 21 obras de agua potable, drenaje y letrinas, urbanización y otros conceptos.

En el informe de resultados se lee también que el ayuntamiento registró una deuda flotante por 774.3 millones de pesos, de la cual no se detalló su integración en el formato de comprobación.

En nueve obras, los importes ejercidos excedieron los montos originalmente autorizados por 4.2 millones de pesos y no se presentaron ampliaciones presupuestales que justificaran dichas diferencias.

El municipio no reportó a la SHCP el primer informe trimestral de 2011, ni el avance de los indicadores de desempeño.

El ayuntamiento presentó diferencias por 1.6 millones de pesos entre los reportes trimestrales del formato único del cuarto trimestre del 2011 y la información desglosada en la cuenta pública.

No se hizo del conocimiento de la población los resultados alcanzados con los recursos del Fismun al término del ejercicio.

Se constituyó el órgano de planeación participativa (Consejo de Desarrollo para el Bienestar Social Municipal) sin embargo, no se proporcionó evidencia del número de sesiones celebradas ni la lista de asistencia de los participantes.

Por otra parte, dos contratos de obra no mostraron la fianza de vicios ocultos.

Cinco obras fueron concluidas en fecha posterior a los términos estipulados en los contratos, sin que se penalizara el incumplimiento.

El municipio no se ajustó al importe contratado en cuatro obras y en diez no hubo acta de entrega. No se presentó un acuerdo firmado con la dependencia coordinadora del Fismun, Sedesol y SHCP, para la mejora continua en el cumplimiento de los objetivos.

La Auditoría Superior emitió 22 observaciones, la mitad fue solventada antes de integrarse el informe y el resto generó igual número de recomendaciones. Luego de solventarse las observaciones, el dictamen se clasificó como “limpio”.