Colonos de la Moscú claman ayuda a Egidio

Familias reclaman atención inmediata y suplican apoyo del gobierno del estado para reparación de sus viviendas, reparación de enseres domésticos así como despensas.
El reclamo es generalizado: no hay atención de las autoridades para quienes realmente lo necesitan.
El reclamo es generalizado: no hay atención de las autoridades para quienes realmente lo necesitan. (YAZMÍN SÁNCHEZ)

Tampico

A casi dos semanas de la visita del gobernador Egidio Torre Cantú a la colonia Vicente Guerrero, en donde caminó entre el agua a petición de los colonos, habitantes del sector Moscú, siguen sufriendo los estragos de la tormenta tropical “Ingrid” y esperando el apoyo del gobierno para la reparación de sus viviendas, reposición de enseres domésticos y hasta por despensas.

En Tampico los colonos de la Moscú que viven a unos metros del estero en las calles Tul y Sol, continúan padeciendo los efectos causados por la creciente del río Tamesí, reclaman atención inmediata y no que sólo acuda el gobernador a las partes no inundadas de la colonia para aparecer en la fotografía.

“Por favor escuche nuestra súplica, queremos que nos vea para que nos tomen en cuenta porque a muchos les han dado apoyo sin que lo necesiten”, dice Rosa Irene Torres habitante de la calle Tul en la Moscú, quien el pasado miércoles fue desalojada el albergue en donde pasaba las noches con su esposo y su hijo de un año que sufrió una infección en las anginas y también está enfermo de conjuntivitis.

Y es que a casi un mes del embate de la tormenta tropical Ingrid, la población que habita en zonas inundables ha padecido a causa de la lenta capacidad de reacción de las autoridades, primero en el reparto de despensas y después con el procedimiento de evaluación para la reposición de los objetos dañados por el agua.

Todo ello a pesar de que el mandatario estatal prometió que el procedimiento se llevaría a cabo lo más rápido posible para restablecer las condiciones de vida en cada sector afectado.

Desde hace una semana la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) se encargó de desplegar personal en esas zonas para censar cada domicilio, sin embargo no son suficientes. Tan sólo en Tampico para la colonia Vicente Guerrero, sector Moscú en donde hay más de mil familias damnificadas, la dependencia comisionó a seis inspectores que dejaron para el final las viviendas en donde más subió el agua.

El reclamo es generalizado: no hay atención de las autoridades ni municipales, estatales o federales a quienes realmente lo necesitan.

En Altamira la situación no es distinta. A las familias comenzaron a llegarles las despensas ocho días después de iniciada la emergencia y no fue para todos. Los habitantes de los ejidos señalan que el censo además de ser lento es demasiado riguroso y temen que no les repongan los electrodomésticos que perdieron.

Apenas el pasado miércoles 2 de octubre el gobierno federal le autorizó a Tamaulipas 89.5 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) por las afectaciones que dejaron las lluvias de Ingrid, las autoridades destinaron 86 millones, de forma inmediata, para la compra de medicamentos, despensas, cobijas, agua embotellada, herramientas y kits de limpieza para 60 mil damnificados, los 3.5 restantes se usarán para reparar 25 mil kilómetros de carreteras.

En esta ocasión la evaluación de los daños incluye equipo de grabación satelital para identificar que cada aparato reportado a la secretaría realmente esté descompuesto. El encargado del censo en el sector Moscú por parte de la Sedesol, Rodrigo Reséndiz, dijo que todos los apoyos son diferentes, pero lo que más predomina son colchones.

El censo lo iniciaron el 29 de septiembre, “es un censo que nos pidió el gobernador y nos explican qué perdieron, no nos damos abasto”, argumentó.