“Qué hubiera pasado si…” Una fantasía que hace daño

Dejar que las fantasías de lo que hubiera sido nos controlen es la forma menos constructiva de pensar en el pasado. 
Vivir en el pasado es malo para la salud
Vivir en el pasado es malo para la salud (Especial)

Ciudad de México

Cada vez que tomamos una decisión estamos rechazando otros posibles caminos que podríamos haber tomado. Fantasear con la idea “de lo que pudo haber sido y no fue” (como dice el bolero Amar y Vivir), es algo normal en el ser humano, pero es peligroso quedarse demasiado tiempo en ese sentimiento.

“La gente tiene innumerables ideales y sueños, la mayoría de los cuales no se cumplen” explica el filósofo Aaron Ben-Zeév, autor del blog In the Name of Love del portal Psychology Today.

TE RECOMENDAMOS: Esta regla psicológica ayuda a prevenir las malas decisiones

“Los ideales tienen una función importante en nuestra vida: nos inspiran a mejorar y acercarnos a un estándar que deseamos. Los ideales proporcionan la esperanza de una mejor situación. La pérdida de esperanza, que es la pérdida de la capacidad de imaginar que las cosas pueden ser mejores, es quizás la pérdida más trágica”, explicó. 

Ben-Zeév, cuyas investigaciones teorizan sobre el amor y las emociones humanas, explora cómo los ideales nos sirven de guía y pueden ayudarnos a sentir que mejoramos como personas mientras nos acercamos a ellos, aunque sólo los alcancemos parcialmente. “Parece entonces que, aunque el camino ideal que nunca tomamos puede dejarnos un poco arrepentidos, normalmente nos acomodamos a su ausencia”.

Un poco de nostalgia nos hace bien, siempre que nos adaptemos y aceptemos con coherencia los resultados de las decisiones que hemos tomado a lo largo de la vida. Vivir en el pasado sólo causa frustración y desgaste emocional.

Recuerda que si vives en una situación que no te satisface, tienes el poder de hacer los cambios necesarios para traer estabilidad y felicidad a tu vida. Aunque parezca difícil, un terapeuta puede ayudarte a adquirir herramientas emocionales para conseguir una vida equilibrada y reconocer la fortaleza que existe en tu interior.



RL