Para una vejez sana y activa, nunca dejes el ejercicio

Llegar a la vejez o tercera edad no es sinónimo de achaques y enfermedades: siempre hay rutinas de ejercicio para conservar la salud.
El ejercicio constante da un segundo aire
El ejercicio constante da un segundo aire (Flickr)

Ciudad de México

La edad no es ningún impedimento para seguir en pie y ejercitándose. La muestra está en la gimnasia saludable en la tercera edad, pues es fundamental para evitar la pérdida de masa muscular y ósea, fenómeno que afecta el ritmo de vida.

Numerosos estudios, como el publicado en el American Journal of Physiology, indican que la práctica de ejercicio de intensidad moderada ayuda a evitar la pérdida de masa ósea y la atrofia muscular propias de la vejez, a lo que hay que sumarle que es un antídoto contra los problemas de estrés, insomnio y ansiedad.

TE RECOMENDAMOS: El Arocena impulsará a los adultos mayores

Una de las principales causas por las que no hacemos deporte cuando superamos los 60 años es por la falta de práctica, por lo que a pesar de los años, el ejercicio se debe adoptar como un hábito.

Si quieres prepararte para esa edad de oro. o ya estás viviéndola, el primer paso es el deseo de hacerlo, claro que con la supervisión de tu médico, no pienses que es una medida exagerada, él podrá ayudarte a canalizarte hacia las actividades correctas, como caminar de 30 a 60 minutos al día.

La clave es la continuidad y regularidad, para lo que necesitas estar motivado pensando que lo principal es perder peso. Luego puedes ir aumentando el ritmo, después de un mes prueba con la bicicleta por 10 minutos al día, siempre controlando que tus pulsaciones no se disparen.

TE RECOMENDAMOS: Tarjetas del Inapam, carga ecnómica para Sedesol

Ten en cuenta que debes realizar los ejercicios cómodamente. Si no es así, date un poco más de tiempo, pues el ejercicio te pondrá en forma y te ayudará a vivir tu vejez con alegría y, ¿por qué no?, disfrutar de un segundo o tercer aire.


AG