• Regístrate
Estás leyendo: Repuntan alergias por contaminación y cambio climático
Comparte esta noticia

Repuntan alergias por contaminación y cambio climático

Al menos un tercio de personas con rinitis alérgica no han sido diagnosticadas. Los síntomas suelen confundirse con un resfriado, señala especialista.
Publicidad
Publicidad

Si cree que al alejarse la primavera, el peligro de sufrir alergias ya pasó, ha caído en un error muy común. La realidad es que estos trastornos pueden detonar en cualquier estación o época del año y de no seguir el tratamiento adecuado para su control, minarán su calidad de vida por largo tiempo. “Desgraciadamente, las alergias se padecen todo el año, lo que cambia a veces es la causa por la cual se presentan. Hoy tenemos un repunte asociado a los niveles de contaminación y al cambio climático”, advierte la doctora María Isabel Rojo, jefa del Servicio de Alergología en el Hospital Juárez de México.

De acuerdo a la especialista, hasta 40 por ciento de la población mundial es susceptible a padecer algún tipo de fenómeno alérgico. De los datos reportados a instituciones de salud se estima que al menos 13% de la población padece rinitis alérgica, es decir más de 700 millones de personas en el mundo, siendo el grupo más afectado el de niñas, niños y adolescentes.

La rinitis alérgica es la causa número uno de consulta en alergología en México y otros países. Se trata de una enfermedad inflamatoria crónica de la mucosa nasal que ocurre cuando una persona susceptible, se expone a los alérgenos, es decir a partículas (proteínas) derivadas de plantas, animales y otras sustancias en el ambiente. Aproximadamente 16 millones de mexicanos la padecen.

El problema es que cerca de un tercio de quienes tienen rinitis alérgica “no han sido diagnosticados correctamente o no reciben el tratamiento adecuado, ya que los síntomas suelen ser confundidos con un resfriado”, apunta Rojo. Tal confusión es explicable ya que los síntomas más comunes de esta alergia son las afecciones nasales típicas de una gripe: estornudos, escurrimiento nasal y congestión (nariz tapada); así como picazón de ojos, nariz y garganta.

Si bien, a diferencia de la gripe, éste es un cuadro que se repite con mucha frecuencia y “el paciente no se siente enfermo, simplemente mormado” describe la especialista en entrevista con este medio. Esto da la voz de alerta. Es cuando debe acudirse con el médico general, quien tendrá que definir si es un padecimiento agudo o crónico. “Las alergias son enfermedades crónicas. Las alergias no matan, pero las alergias afectan la productividad y minan la calidad de vida”, recalcó.

Adicionalmente, los pacientes con rinitis alérgica también suelen sufrir asma o presentan un riesgo mayor riesgo de padecerla, principalmente si no son tratados adecuadamente, por lo que recomienda observar y definir los síntomas, lo mismo en otro tipo de alergias como son las de la piel, observar es la clave.

Rojo, ex presidenta del Colegio Mexicano de Inmunología Clínica y Alergia, señala que tras obtener un diagnóstico se requiere llevar un tratamiento adecuado para controlar la alergia. Refiere que actualmente, sólo 56% utiliza el fármaco correcto; mientras 18% usa productos para resfriado y 26% combina medicamentos tanto para alergia como antigripales.

Este control es mucho más eficaz cuando se evita la exposición a los alérgenos (por ejemplo evitando el contacto con pelo de animales, pólenes, o con el polvo); pero reconoce que hay otros factores que no es posible evitar del todo, como transitar por lugares con gran polución y el cambio climático.

Si una persona no es controlada adecuadamente llegará a la edad adulta arrastrando estas molestias de manera repetida. “Si no se tratan, no solamente tendrán alergia, sino que las enfermedades alérgicas progresan casi siempre juntas: por ejemplo, la conjuntivitis con rinitis; la rinitis con asma; la alergia alimentaria con gastroenteritis; etcétera”, explica la entrevistada, tras responder que la gran mayoría de personas presentan estas afecciones de manera combinada.

“De hecho el 85% de quienes sufren asma, primero tienen rinitis alérgica. Y en cuanto a la incidencia de los pacientes que llegan a un hospital, ocho de cada diez arriban con enfermedades combinadas, que complican la enfermedad.

Adicionalmente, la alergóloga menciona otras repercusiones indirectas, ya que debido a las molestias del trastorno, cerca del 80% de los pacientes con rinitis alérgica reportan dificultad para dormir y suelen presentar fatiga durante el día, falta de concentración y mal humor; lo que afecta el rendimiento escolar y laboral; así como la socialización. El paciente termina por aislarse.

Se calcula que anualmente se pierden hasta 2 millones de días escolares y 100 millones de días de trabajo en el mundo, derivado de esta alergia común. La doctora María Isabel Rojo, insiste que es posible evitar este impacto negativo en la calidad de vida “con el tratamiento farmacológico adecuado”. Otra opción son las vacunas, la alternativa definitiva para curar una alergia.

“Sin embargo, en lo que esto llega a ocurrir, los pacientes tienen la opción de controlar los síntomas de manera efectiva con antihistamínicos que van a permitir controlar síntomas hasta por 24 horas”, acota. Hay antihistamínicos de segunda generación (como la loratadina) que no provocan sueño como efecto secundario y el paciente logra lleva una vida con calidad, cualquier día y en cualquier época del año.

Claves
De la rinitis alérgica


En México y otros países la principal causa de consulta a alergología es la rinitis alérgica.

Los síntomas de esta alergia son: estornudos, escurrimiento nasal, congestión nasal, tos, picazón de ojos, nariz y garganta que se presentan de forma constante.

En el mundo al menos 700 millones de personas viven con rinitis alérgica. En México suman cerca de 16 millones de personas.

Sólo 56% de pacientes utiliza un tratamiento adecuado.

En el medio ambiente existen alrededor de 200 elementos que pueden provocar alergia.

Una de las principales consecuencias de no recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado, es desarrollar asma.

Los principales alérgenos que causan rinitis alérgica son: polen, ácaros del polvo, esporas de moho y caspa de animales.

Fuente: Dra. María Isabel Rojo, jefa del Servicio de Alergología en el Hospital Juárez de México.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.