• Regístrate
Estás leyendo: Rechazan negligencia tras parto en sala de espera de la ‘Mater’
Comparte esta noticia

Rechazan negligencia tras parto en sala de espera de la ‘Mater’

Derechos Humanos abrió queja de oficio. Familiares denuncian negativa de atención, burlas y maltrato de algunas enfermeras.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Apenas había superado el vendaval por la deuda a proveedores, la falta de insumos y una obesa nómina de trabajadores por contrato, cuando el Hospital Materno Infantil “Esperanza López Mateos” (‘La Mater’) volvió a entrar en crisis, evidenciando un añejo problema que sigue sin solución: el ir y venir de parturientas que buscan atención al término del embarazo y que bajo el argumento de que todavía no están a tiempo, deben soportar horas –hasta días- para ser ingresadas. Irma Isabel es una de ellas. El miércoles pasado se presentó a la Maternidad con ruptura de membranas y le pidieron sentarse y aguardar, menospreciando su estado. Su bebé nació en la sala de espera. El médico que debía estar a cargo del triage, lo recibió en la hilera de sillas. 

Pacientes y familiares se indignaron. Minutos después una segunda mujer, Lizbeth, parió apenas traspasó el umbral que separa al área médica. Al menos no lo hizo a la vista del colérico público, ni de la enfermera que se erigió en censora y a manotazos pretendió evitar que se grabara con los celulares.

Irma Isabel debió ser hospitalizada cuando anunció que presentaba ruptura de membranas, según lo marca la Norma Oficial 007. “Es una medida que busca evitar el riesgo de infección ante la falta de líquido amniótico. En la Maternidad no solía cumplirse. La costumbre era mandar a las mujeres a caminar en espera de la dilatación”, confirmó personal del hospital a este medio. “Algunos médicos se arriesgan confiados en sus años de experiencia, pero no siempre se hacen el triage adecuado”.

La directora de la Maternidad López Mateos, Elizabeth Ulloa Robles, rechazó que hubiera sido negligente el retraso en la atención de Irma Isabel. En conferencia de prensa, la funcionaria admitió algunas “omisiones” involuntarias: la infraestructura insuficiente y el que los dos médicos que había de guardia en el turno estaban ocupados con otras mujeres en trabajo de parto. Son tres los médicos que debían estar en salas de expulsión y quirófano en ese turno y dos más afuera, en consulta de Urgencias.

“Si todas las pacientes porque refieren contracciones ya en ése momento a todas las tendríamos que hospitalizar no es algo que decidamos nosotros, ya hay lineamientos que marcan las guías de práctica clínica y la Norma 007… ¿Había algún mecanismo de urgencia en ese momento para tener que ingresar a la paciente? Dentro del documento de expediente, dentro del ecosonograma en sus revisiones previas, no había un mecanismo de urgencia”, sostuvo Ulloa.

Sin embargo, Irma, madre de la joven, narró que desde el lunes habían acudido a la ‘Mater’ en busca de atención, pues su hija presentó sangrado, pero le indicaron esperar. Rompió ‘la fuente’ en Las Juntas, Tlaquepaque y de inmediato fueron a la Maternidad; pero le pidieron sentarse.

“Cuando nosotras entramos a mi hija le dieron dos dolores muy fuertes y fue cuando nació el bebé. No duramos ni cinco minutos ahí sentadas porque luego luego nació el bebé”, indicó la abuela, aún molesta por la atención recibida y dispuesta a ratificar queja ante Derechos Humanos. “Una enfermera nos reclamó que la llevamos ya casi naciendo y yo le dije: No, aquí estuvimos el lunes y le dijeron váyase… Regresó a las once (el miércoles), le hicieron un eco y el doctor que la revisó a las dos de la tarde le dijo que le faltaba una semana y media”.

Ese día, el nacimiento en la sala de espera ocurrió alrededor de las 20:05 horas. “No como el médico indicó que después de las 20:30 horas” apuntó Irma. La señora afirma que su hija, de 21 años, estuvo en control prenatal y siguió atenta a los síntomas y recomendaciones que le dieron en su centro de salud, en Tlaquepaque, tanto que acudió cuando se presentó sangrado. Era su segundo embarazo.

Carlos, el papá, pudo ver al bebé “un minuto”, mientras el médico le insistía que se calmara y firmara un documento, a lo cual se negó, según narró a MILENIO.

Ulloa Robles respondió no tener elementos para determinar si hubo negligencia o maltrato de parte del personal, ni siquiera cuando una periodista le comentó que ella estaba presente en el sitio y en efecto hubo burlas de parte de una enfermera. La directora pidió nombres e identificar a la presunta responsable. Luego acotó que si habría una investigación.

Por su parte, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) abrió queja de oficio y personal de visitaduría acudió a la Maternidad López Mateos a recabar información. Por separado, el fiscal de Derechos Humanos, Dante Haro, informó también el inicio de una indagatoria sobre el caso.

Ulloa Robles insistió que la infraestructura de las maternidades en insuficiente, en Jalisco y todo el país. Refirió que la segunda paciente, quien estuvo a punto de parir también en la sala de espera, llegó a la 'Mater' porque en el Hospital Civil viejo no la atendieron.

Liliana, madre de Lizbeth, confirmó lo anterior. En el Civil le dijeron que no tenían espacio, que buscara otro hospital. “Venimos aquí (la Mater) porque era el más cercano”.

Este jueves Irma Isabel y Lizbeth, las dos mamás protagonistas en esta crisis, se encontraban bien y en espera de ser dadas de alta. A sus bebés se les practicaron estudios y se hizo hincapié en que serían egresarían hasta confirmar su buen estado de salud. Adentro, personal señaló que “desde el lunes faltaba pediatra en el turno vespertino”.


Claves

La Mater


La Maternidad “Esperanza López Mateos” tiene 55 años de servicio

Cuenta con 52 camas censables de Obstetricia y 54 cuneros patológicos

El miércoles se registraron quince nacimientos, incluido el de la sala de espera

De las cero a las 14:00 horas del jueves se sumaron diez nacimientos más

Fuente: Hospital Materno Infantil “Esperanza López Mateos”

​SRN​

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.