• Regístrate
Estás leyendo: Matemáticas: una fórmula para apoyar a niños con déficit de atención
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 03:48 Hoy

Matemáticas: una fórmula para apoyar a niños con déficit de atención

Muchos sufren para seguir el ritmo y terminan segregados en las escuelas, por lo que Smartick, una aplicación personalizada permite aprender y mejorar su concentración.
Publicidad
Publicidad

El abordaje de los niños con déficit de atención, con o sin hiperactividad (TDAH), es uno de los más grandes retos de los padres de familia que tienen esta condición. Más allá de los medicamentos y las terapias psiquiátricas o psicológicas, la dificultad estriba en que logren mantener la concentración en el salón de clases, particularmente en asignaturas que la requieren para seguir avanzando en conocimientos. Muchos sufren para seguir el ritmo y terminan segregados en las escuelas regulares. Una propuesta de solución a esta problemática específica la desarrolló Javier Arroyo, co-fundador de Smartick, un método para aprender matemáticas.

Arroyo y Daniel González de la Vega, unieron sus talentos en busca de una solución al aprendizaje de una de las asignaturas con mayor fama –mala fama- de ‘difíciles’ y en 2009 presentaron este método en España, el cual ayuda a la concentración de los alumnos. “Ya llevamos nueve años y más de 32 mil niños de un centenar de países que han pasado por el método aplicado en una veintena de planteles educativos”, narró Javier en entrevista con MILENIO Jalisco.

“México es un reflejo de lo que pasa en muchísimos países del mundo, excepto en Asia y en los Países Bajos, Finlandia. Tiene un bajo rendimiento en matemáticas y prueba de ello es la prueba PISA que cada tres años evalúa la educación de los niños en países del OCDE en tres área: Matemáticas, Lectura y Ciencias, y en el caso de México hay oportunidades de mejora, su rendimiento en Matemáticas es del 56.6%, de Lectura de 41% de Ciencias 47.8%”, refirió.

El entrevistado asegura que en modificar la forma de enseñanza tradicional o reforzarla con este método como actividad extraescolar, está una de esas posibilidades de mejora. Smartick, como se bautizó a esta herramienta digital, es “reinventar la forma de enseñar matemáticas”, sostiene, tras recordar que en el corto plazo el mercado laboral tendrá muchas carreras que demandan estos conocimientos.

El método está basado en inteligencia artificial y conlleva una aplicación con ejercicios que pueden resolverse en casa sin ayuda de ningún tutor, y que van aumentando de complejidad conforme se avanza, como un juego. Es además un método personalizado, evitando lo que es muy común en el salón de clases: que la maestra o el profe lleven un ritmo promedio para guiar a la mayoría del grupo y que quienes se atrasen se queden rezagados, y los adelantados se aburran. Es por dicha personalización que Smartick, puede ser llevado perfecto por un niño con TDAH. “Va a su propio ritmo y logra captar su atención el tiempo suficiente, no necesita más de 15 minutos diarios y es ideal para quienes necesitan un refuerzo que no se les ofrece en el aula”, dijo.

En las matemáticas esta parte es muy importante, porque cada conocimiento se construye desde el anterior, recalcó; así que niños con TDAH, con dislexia, con discalculia, pueden aprender. Arroyo refirió estudios que señalan la incidencia del Trastorno de Déficit de Atención: “Se estima que entre un 7 y un 10% de la población tiene TDAH, en el caso de México equivale a un millón y medio de niños”, y seis de cada diez, pese a la problemática que sufren, continúan en las escuelas regulares, considerados malos estudiantes. “No lo son”, afirma.

Y añade: "Hemos probado los buenos resultados de Smartick en niños... el soporte digital logra que el niño se concentre y se de el aprendizaje, pero además refuerza su autoestima y motivación". Tal es la fórmula.

Este método lleva una secuenciación y es para niños desde cuatro años hasta los catorce de edad y lo pueden iniciar en cualquier momento. Arroyo invita a tener más informes sobre Smartick en su página web bajo el mismo nombre y a disfrutar del verano, haciendo de este tiempo una buena planeación.

Claves

Disfrutar el verano

Javier Arroyo, empresario y consultor, propone que durante el verano las vacaciones deben aprovecharse para descansar y cambiar la rutina escolar, lo que solo es posible variando actividades, a fin de evitar el aburrimiento, largas horas de ocio frente a pantallas o rutinas de estudio y ‘regularización’ que afectan más a los pequeños y adolescente en casa. 

Aquí sus propuestas:

Deporte: Es crucial que los niños y adolescentes realicen actividad física todos los días del verano (jugar fútbol, basquetol, natación).

Actividades intelectuales: Aprender de una manera diferente y amena: Bastan de 30 minutos a una hora (no más) de lunes a viernes para realizar este tipo de actividades. El momento ideal es por la mañana antes de ir a jugar o tras la hora la comida antes de disfrutar del resto de la tarde.

Sin embargo es importante que el aprendizaje se ofrezca desde un prisma diferente y sea el menor de edad quien elija un par de libros de lectura para el verano (comics, cuentos, novelas). Un buen plan es ir a una librería o biblioteca para elegirlos.

Entrenar matemáticas con Smartick 15 minutos al día.

Jugar en familia juegos como el rompecabezas, la mímica, etcétera, que tengan carga cognitiva.

Excursiones. Visitar lugares en tu propia ciudad (parques, museos, todos los monumentos, etcétera).


Actividades en familia: El verano es el momento ideal para hacer cantidad de planes juntos en familia, lo que estrecha los lazos paterno-filiares y a disfrutar el tiempo sin el estrés de la escuela y trabajos.

Amigos: Invitarles a pasar tiempo con sus amigos, sea en casa unos de otros o ir juntos a excursiones. Los planes más sencillos son los más divertidos y no tienen por qué ser costosos. Recordar que, ante todo, el verano es para disfrutar y descansar en familia.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.