El Incan dará tratamiento innovador de cáncer pulmonar

Lo otorgará a 700 pacientes que desarrollaron la tumoración por mutaciones genéticas en un programa integral de inmunoterapias de última generación.
Óscar Arrieta, oncólogo y coordinador de la Clínica de Cáncer de Pulmón y Tumores Torácicos.
Óscar Arrieta, oncólogo y coordinador de la Clínica de Cáncer de Pulmón y Tumores Torácicos. (Héctor Tellez)

México

El Instituto Nacional de Cancerología (Incan) otorgará a alrededor de 700 pacientes con cáncer de pulmón, generado por mutaciones genéticas, un programa integral de tratamientos biológicos y de inmunoterapias de última generación con recursos —por 40 millones de pesos anuales — que en 2018 solicitarán al Poder Legislativo.

Óscar Arrieta, oncólogo y coordinador de la Clínica de Cáncer de Pulmón y Tumores Torácicos del Incan, explicó que para garantizar que se otorgará el tratamiento sin interrupción a ese sector firmarán, con la industria farmacéutica, convenios de riesgos compartidos en los que cancerología solo pagará aquellos tratamientos que demuestren beneficio en elevar la calidad y la sobrevida, de lo contrario, el costo total lo absorberá el laboratorio.

El especialista explicó que en México 99.4 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón es detectado en etapas avanzadas con una expectativa de vida de seis meses si no reciben tratamiento, de 12 a 14 meses cuando son sometidos a quimioterapia y de más de 4 años cuando se les suministra este tipo de terapias innovadoras que resultan eficaces cuando los pacientes tienen identificada las mutación.

“Las inmunoterapias bloquean los mecanismos de reproducción de las células cancerígenas y fortalecer el sistema inmunológico para atacar al tumor”, refirió el especialista y detalló que desde el año pasado arrancó en el Incan el proyecto de otorgar tratamientos gratuitos a pacientes de bajos recursos y con mutación en el gen EGFR y ALK.

“Hemos luchado, sin éxito, para que dicha neoplasia sea cubierta por el Seguro Popular y no lo hemos logrado porque es costosa, incurable y carga con el estigma de que es provocada por el tabaquismo (...) En efecto, el cáncer de pulmón no se cura, pero los pacientes pueden elevar su calidad y expectativa de vida, incluso de incorporarse a la actividad productiva”, aseveró ante Nuria Marcos Olivan y Sergio Hernández, directivos del laboratorio Glenmark.

Arrieta refirió que en el Incan han realizado análisis de costo-beneficio y demostraron que aunque este tipo de terapias innovadoras pueden significar un gasto mensual hasta de 100 mil pesos, los pacientes reducen el número de hospitalizaciones por la toxicidad de la quimioterapia y efectos adversos.

El especialista señaló que sobre el cáncer de pulmón existen muchos estigmas que afectan la adecuada atención; “solemos escuchar que los enfermos se los buscaron por fumar, lo cual es falso, ya que 55 por ciento lo desarrolla por tabaquismo, pero el resto jamás ha fumado”.

Según Arrieta, 35 por ciento de los pacientes que acuden al Incan desarrolla la neoplasia por mutación y 10 por ciento por exposición al humo de leña, tuberculosis, infecciones por virus del papiloma y, ahora, empieza a haber evidencia científica de la forma en la que también influye la contaminación ambiental.

“Tres de cada 10 pacientes del Incan presentan la mutación que los hace candidatos a esos tratamientos de última generación; no son quimioterapias tóxicas, sino fármacos tomados, con menos efectos adversos y que elevan los resultados”, detalló tras recordar que en el mundo se registran 1.6 millones de casos anuales, de los cuales 1.2 millones fallecerán en ese periodo. Solo 15 por ciento logra sobrevivir más de cinco años.

En México, sin considerar los subregistros, se reportan alrededor de 11 mil casos de cáncer de pulmón diagnosticados al año y en ese periodo fallecen 10 mil personas debido a que llegan en etapas muy avanzadas de la patología. Solo 10 por ciento de los afectados logra sobrevivir más de cinco años.

Destacó que en EU 20 por ciento de los pacientes se diagnostica en etapa temprana porque existen métodos de escaneo, tomografías e, incluso, pruebas de ADN, mientras que en México solo 0.6 por ciento se detecta así, con lo que se eleva hasta 60 por ciento sus probabilidades de sobrevivir.

Lo grave, subrayó el experto, es que mientras la mortalidad en EU y en algunos países de Europa disminuye, en México la tendencia va al alza y se prevé que en 2030 se duplique el número de casos y muertes.