Incan estrena ciclotrón para detectar mejor el cáncer

Es un reactor nuclear que sirve para hacer radiofármacos que ayudan a identificar tamaño y ubicación exacta de las células tumorales.
Abelardo Meneses García, Francisco González Albuerne y Manlio Fabio Beltrones inauguraron la instalación.
Abelardo Meneses García, Francisco González Albuerne y Manlio Fabio Beltrones inauguraron la instalación. (Especial)

México

El esfuerzo realizado por el Patronato del Instituto Nacional de Cancerología junto con Manlio Fabio y Sylvana Beltrones permitió inaugurar el ciclotrón, reactor nuclear que se utiliza para hacer radiofármacos que sirven en estudios de tomografías computarizadas para identificar tamaño y ubicación exacta de células malignas, a fin de obtener información que contribuya a un diagnóstico preciso de cáncer para dar un mejor tratamiento.

En la inauguración del ciclotrón y la farmacia de fabricación de radiofármacos, Francisco González Albuerne, presidente del Patronato del Incan, explicó que con el liderazgo de la familia Beltrones lograron que se instalara el ciclotrón en un búnker subterráneo de hierro y paredes de plomo que está en la nueva torre del instituto, y empezara a elaborar radiofármacos que se utilizan en estudios de Tomografía por Emisión de Positrones Computarizadas (PET CT, por su sigla en inglés).

COMPROMETIDOS

“Recuerdo el día de Navidad, en la cena recibiendo llamadas, platicando de las anécdotas del año con la familia, salió el tema de que está atorado el famoso ciclotrón... Trabajamos hasta las dos o tres de la mañana ese día y de alguna manera, con seguimiento, pudimos lograrlo”, recordó González Albuerne.

En el acto inaugural, el presidente del patronato del Incan subrayó su compromiso de seguir apoyando la investigación, el talento médico y todos los proyectos de ese instituto que “trasciendan en la salud y den cambios sistémicos que son muy necesarios en el país”.

Ante Abelardo Meneses, director general del Incan; la diputada Sylvana Beltrones, Manlio Fabio Beltrones y especialistas del instituto, González Albuerne dijo que los objetivos del patronato son muy simples: “Promover la prevención, fortalecer la investigación y, de alguna manera, descentralizar todo lo que se tiene en este instituto, sobre todo en  talento”.

En la actualidad, “se cuenta con tres clínicas de prevención, la primera en Monterrey, la segunda en Torreón, que se está construyendo, y la tercera se acaba de lograr a través del Cancerotón en Puebla. Estamos tratando de incanizar al país para que todo este talento pueda ir a las 32 entidades”, puntualizó.

Manlio Fabio Beltrones, luego de referir que “el Incan tiene patronato para rato”, refirió que con su hija Sylvana ha centrado los esfuerzos de la Fundación Beatriz Beltrones en luchar contra el cáncer con tres unidades móviles que recorren Sonora desde hace una década, logrando más de 300 mil detecciones de tumores mamarios, cifra que es tres veces mayor de lo registrado en instituciones fijas de la entidad.

Cuando era legislador, recordó, se propuso a la Cámara de Diputados destinar recursos al ciclotrón e incluso hablaron con las autoridades hacendarias, llenando todos los formularios para que el Incan se fortaleciera con este equipo de alta complejidad.

EL APARATO

Osvaldo García Pérez, jefe del Departamento de Medicina Nuclear del Incan, detalló que el ciclotrón, cuyo costo asciende a 95 millones de pesos y fue construido en Bélgica, es un acelerador que produce una solución denominada fluor-18 con la que van a fabricar los radiofármacos.

Estos se inyectan a los pacientes en los estudios PET CT e identifican células tumorales activas, además de que permite valorar posibles recurrencias entre pacientes aparentemente curados, el impacto y efectividad de las terapias utilizadas en el 98 por ciento de las neoplasias.

La fabricación de radiofármacos, dijo, significará para el Incan un ahorro de 70 por ciento que destinaba a la compra de dichas dosis. Asimismo, surtirá a otros institutos que tienen PET CT cuya precisión en imagen es superior a métodos tradicionales como rayos X, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas

La lista de espera en el Incan se reducirá de tres semanas a tres días y los estudios diarios pasarán de 40 a 48 con los dos equipos de PET CT con los que cuentan. En el país, explicó García Pérez, el Incan es el primer instituto dotado con este tipo de tecnología y dará apoyo a diversas instituciones cercanas como IMSS, Issste, Pemex y Seguro Popular.

El aparato será operado por médicos nucleares y físicos médicos de instituto que están certificados y tendrán como misión adicional hacer investigación sobre el comportamiento de los diferentes tipos de cáncer.