Los efectos físicos de la ansiedad

Siempre pensamos en las afectaciones emocionales que nos deja la ansiedad, pero la verdad es que también nos causa reacciones físicas que no siempre tomamos en cuenta.
La ansiedad puede provocar daños físicos que quizá no estas tomando en cuenta.
La ansiedad puede provocar daños físicos que quizá no estas tomando en cuenta. (Especial)

Ciudad de México

Un poco de ansiedad en nuestras vidas no hace daño, como un día antes de un examen importante, pero cuando no nos es posible gestionarla sí que podemos meternos en muchos problemas. Siempre pensamos en las alteraciones emocionales que nos deja la ansiedad, pero ésta también nos deja efectos físicos que no siempre tomamos en cuenta, aquí te mencionamos los más importantes:

TE RECOMENDAMOS: La depresión modifica la estructura de tu cerebro

Pupilas dilatadas

Más allá de las condiciones de luz, las pupilas pueden dilatarse por estar en un estado de alerta constante. Esta condición podría hacernos sentir mareados, ver luces extrañas y afectar la calidad de la visión.

Problemas para pasar saliva

Cuando nos encontramos en un estado de ansiedad constante, los líquidos del cuerpo se reservan en los músculos, pues nuestro cuerpo se prepara a escapar; por eso, tendrás problemas para masticar y tragar comida o beber líquidos.

Dolor de cabeza

Venas y arterias se contraen para dar más sangre a los músculos, por eso, el dolor de cabeza te puede asaltar, sobre todo, durante las mañanas o por las tardes.

Dolor de mandíbula

Cuello, hombros, espalda y mandíbula son zonas de nuestro cuerpo donde suele acumularse la tensión. Si tus niveles de ansiedad son altos, es posible que acumules tensión en la mandíbula y ésta te duela, o bien, presentes bruxismo y rechines los dientes cuando duermes.

Ir al baño con frecuencia

Aunque el cuerpo está tratando de reservar todos los líquidos que puedan necesitar los músculos, es posible que necesites ir al baño con más frecuencia, aunque sea para hacer unas pocas gotas. Esto pasa porque el cerebro ordena liberar el peso innecesario.

Desrealización

Si en una crisis de ansiedad respiras con más frecuencia, el exceso de oxígeno puede llevarte a la hiperventilación, o bien, a una sensación de desrealización donde sientes que esto que vives no es real, que no formas parte de tu entorno o que estás fuera del mundo, de alguna manera.

Si presentas alguno de estos síntomas, no te preocupes, busca ayuda profesional para gestionar tus niveles de ansiedad y que tu calidad de vida ya no se vea afectada por ella.

via GIPHY


 

CR