Dejar de fumar: tratamientos que sí funcionan

Si tu propósito de Año Nuevo es dejar de fumar, chicles o pastillas, terapia psicológica o ayuda teléfonica son algunos de los métodos que puedes probar. 
Dejar de fumar es uno de los hábitos más difíciles de romper.
Dejar de fumar es uno de los hábitos más difíciles de romper. (Shutterstock)

Ciudad de México

Dejar de fumar es uno de los propósitos más comunes de la gente; sin embargo, también es uno de los hábitos más difíciles de romper. La nicotina, en conjunto con otras sustancias, hace que tu cuerpo requiera una dosis cada cierto tiempo; al dejar de recibirla, hay ansiedad, irritabilidad, dificultad para concentrarse y hasta insomnio.

Por eso, actualmente hay diferentes métodos que te ayudarán a dejar el cigarro de una vez por todas. Al hacerlo, notarás mejoría en tu salud, tu piel dejará de verse reseca y tu cabello se verá radiante de nuevo. Además, tu cartera saldrá beneficiada.

TE RECOMENDAMOS: Siete datos que te harán dejar de fumar

A continuación algunos de los métodos que más efectividad tienen.

Reemplazo de nicotina

Los parches, chicles o inhaladores, que dotan a tu cuerpo de una dosis de nicotina que disminuye progresivamente, han sido de los métodos más efectivos. De acuerdo con diferentes estudios científicos, entre 50 y 70 por ciento de quienes se someten a este tipo de terapia deja el cigarro.

Depende del tipo de fumador que eres el tiempo que tendrás que tomar este método; es decir, si llevas años fumando una cajetilla al día, necesitarás más tiempo para dejarlo que si apenas y te acabas una cajetilla a la semana.

Fuerza de voluntad

De acuerdo con datos de la Sociedad Americana del Cáncer, 80 por ciento de las personas que han dejado de fumar lo han hecho sin ayuda de nada más que la determinación de detener el consumo de cigarros.

Para lograrlo es necesario que estés totalmente convencido de que ya no quieres seguir haciéndolo y, de ser posible, apoyarte en otras personas que se preocupan por tu salud para no fracasar.

Un vaso con agua, una charla amena o una caminata te pueden ayudar a vencer los síntomas de la abstinencia.

Cigarros electrónicos o ‘vaping’

Si bien su efectividad aún no está del todo comprobada, estos dispositivos ayudan no sólo a tener una liberación de nicotina controlada, sino también son una forma de remplazar la necesidad de tener un cigarro en la boca, lo que te ayudará a canalizar la ansiedad.

De acuerdo con un estudio publicado a inicios de 2017 por la organización británica Cancer Research, las personas que han utilizado estos cigarros por al menos seis meses “tienen bajos niveles de sustancias que ocasionan el cáncer (comparadas con) aquellas que fuman los cigarros convencionales”.

TE RECOMENDAMOS: Cómo cuidarse del frío, evitar enfermedades e hipotermia.

Terapia conductual o hipnosis

Ambos métodos deben ser conducidos por expertos. En la terapia conductual, un psicólogo te ayudará a controlar la ansiedad que se suele relacionar con el consumo del tabaco, mientras que en la hipnosis se alcanza un estado de concentración profundo que te ayudará a disminuir tu deseo de fumar o te ayudará a cumplir un programa para dejar el cigarro.   

Acupuntura

Este método también debe ser proporcionado por un experto, pues será éste el que sepa en qué puntos específicos del cuerpo colocar las agujas para reducir los efectos de la desintoxicación de nicotina.

Ayuda telefónica

Locatel tiene un servicio llamado Vivir sin Tabaco, mediante el cual brinda orientación psicológica a las personas que están tratando de dejar de fumar.

Además de realizar diferentes pruebas para determinar el nivel de dependencia a la nicotina, los especialistas ofrecen un seguimiento de asesoría telefónica para ayudar a alcanzar el objetivo.

Para usarlo debes marcar el (55) 5658-1111 o *1111.

Medicamento

Existen fórmulas que además de ayudar a aliviar los síntomas de la abstinencia, ayudan a que los receptores en el cerebro dejen de activarse al momento de consumir nicotina.

Los fármacos pueden ser recetados únicamente por un doctor, sea un oncólogo o neumólogo. 


mrf