Inauguran Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer

Los pacientes deben “ser atendidos en centros oncológicos de excelencia, sin importar si tienen dinero; ese es el mayor obstáculo”, señala la princesa de Jordania, Dina Mired.

México

El Ángel de la Independencia se iluminó de color naranja para inaugurar la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer (WCLS, por su sigla en inglés), que se llevará a cabo en México hasta el miércoles con la presencia de 300 participantes de 60 países que lanzarán iniciativas que contribuyan a reducir en 25 por ciento las muertes por neoplasias malignas hacia 2025, como estableció la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Abelardo Meneses, director general del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), resaltó la importancia de que México lidere los esfuerzos internacionales para diseñar políticas públicas capaces de otorgar diagnósticos y tratamientos oportunos a los pacientes.

“México demuestra que está de pie, que camina y avanza para construir un país saludable y feliz”, comentó Meneses ante la presidenta de la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC), Sanchia Aranda, y la princesa de Jordania, Dina Mired.

La reunión

Meneses señaló que la reunión servirá para que México adopte modelos exitosos y escuche sugerencias de expertos de los principales centros oncológico del mundo, activistas de la realeza, jefes de Estado, representantes de la industria farmacéutica y organizaciones de la sociedad civil, para también elevar la calidad en el manejo de los pacientes oncológicos.

El director del Incan destacó que esta es la primera vez que la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) traslada su cumbre a Latinoamérica.

Esta distinción, dijo, es un ejemplo de que nuestro país está dando pasos decididos para combatir la tercera causa de muerte desde diversos frentes, como la creación del Registro Nacional de Cáncer en Base Poblacional y los cimientos del Programa Nacional de Prevención y Control del Cáncer, con el cual se otorgará acceso a terapias efectivas a los pacientes sin distinción de afiliación.

Sanchia Aranda, presidenta de la UICC, resaltó que trasladar la cumbre a México representa una forma de exigir a toda la rama involucrada a que haya equidad en el acceso y suministro de medicamentos.

No se puede permitir, dijo, que en algunos países desarrollados los pacientes con cáncer logren supervivencias superiores a 60 por ciento y en otros, por cuestiones de inequidad y desigualdad social, solo 10 o 15 por ciento sobreviva.

“Esta es una gran oportunidad para que los líderes del mundo entren en contacto con los tomadores de decisiones de México y de la región latinoamericana para diseñar planes y programas efectivos dirigidos a beneficiar a su población”, comentó en entrevista.

Iniciativas

Una de las iniciativas que impulsarán, señaló Aranda, se llama C/Can 2025: Desafío de Ciudades contra el Cáncer, que representa una nueva oportunidad para cumplir con la meta de la OMS aplicando medidas de salud públicas exitosas en una sola ciudad.

Los factores esenciales a combatir, agregó, es el tabaquismo y el cambiando estilos de vida. Con ello será posible disminuir la carga de mortalidad y lograr generaciones libres de dichos factores de riesgo.

“Estamos convencidos de que aún estamos a tiempo para reducir en 25 por ciento la mortalidad por cáncer. Muchos países elevaron las proyecciones a 30 por ciento porque están centrándose en la prevención contra el consumo de tabaco, mejorando la alimentación y elevando la actividad física”, precisó Aranda.

La princesa de Jordania, Dina Mired, recordó que se convirtió en activista cuando a su hijo Rakan le detectaron leucemia y se encontró con diversas madres que, como ella, se vieron obligadas a lidiar con la enfermedad, con la diferencia de que no todas tuvieron la oportunidad de que sus hijos se salvaran.

Rakan, comentó, hoy está vivo y libre de la enfermedad, pero ese proceso llevó a Mired a solidarizarse con muchas personas que mueren innecesariamente en el mundo por falta de acceso y de dinero.

“El cáncer no debe ser visto como una sentencia de muerte y, para ello, es importante informar a la sociedad y eliminar obstáculos como la falta de atención oportuna, ser atendidos en centros oncológicos de excelencia, sin importar si tienen dinero; ese es el mayor obstáculo que se debe de vencer”, aseguró la princesa.

Además, dijo, la población debe hablar de cáncer y participar en el diseño de agendas conjuntas, creando alianzas entre naciones, comunidades y grupos sociales. “Solo de esa manera todos podremos tomar acciones y combatir al cáncer”, sentenció.

El Incan propondrá a Hermosillo como la ciudad piloto para hacer cambios esenciales en estilos de vida, aplicando con rigor las leyes antitabaco en lugares públicos y cerrados, generando espacios para hacer ejercicio, seguros para la movilidad a pie y que en las escuelas haya una cultura dedicada a mantener el cuerpo sano.

El modelo es apoyado por el Banco Mundial y consiste en ayudar y vigilar que en las ciudades seleccionadas en diversas partes del mundo se apliquen esos modelos que bajen la incidencia de tumores malignos.

El Incan busca definir plan contra el padecimiento

En la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer se pretende definir el Plan Nacional de Prevención y Control del Cáncer, subrayó su coordinador, Alejandro Mohar.

Uno de los temas prioritarios, comentó, es seguir con el Registro Nacional de Cáncer, mismo que arrancó con el apoyo del Patronato del Incan, en Mérida, Yucatán.

Por ello, informó Mohar, se solicitó al poder Legislativo 30 millones de pesos para seguir levantando en 2018 ese censo, determinando la prevalencia por tumores malignos, ingresos hospitalarios, costos y la tasa real de mortalidad.

Las cifras oficiales establecen 80 mil decesos anuales por cáncer, aunque puede haber un subregistro. “Hicimos esa propuesta de 30 millones para establecer una red multiestatal con diferentes estados. Ya empezamos con Yucatán, seguiremos con Jalisco, Campeche y Baja California Sur, así como con las ciudades de Tijuana y Hermosillo. Estamos pensando en Puebla y en el Estado de México”, concluyó Mohar.