• Regístrate
Estás leyendo: Copa menstrual: una alternativa saludable y ecológica
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 19:35 Hoy

Copa menstrual: una alternativa saludable y ecológica

Este producto ofrece mayor confort y no causa alergias. Su uso contribuye a evitar la generación de residuos sólidos.
Publicidad
Publicidad

Se anuncia como una nueva alternativa para que las mujeres puedan vivir el periodo menstrual olvidándose de varias incomodidades y sin limitar sus actividades cotidianas. Sin embargo, no se trata sólo del propio confort. Acorde al interés generacional por proteger al medio ambiente, su uso contribuye a evitar la generación de cientos y cientos de kilogramos de residuos sólidos, que suponen las toallas sanitarias y tampones.

La copa menstrual tiene la forma de una copa o campana, la cual se inserta en la vagina durante los días de la menstruación y permanece en la parte baja del canal vaginal, donde recolecta todo el flujo en vez de absorberlo. “La copa se adapta de manera perfecta a las paredes vaginales y retiene más fluido que cualquier otra clase de producto, eso permite a las mujeres pueden continuar sus actividades cotidianas sin restricciones, incluso practicar deportes como la natación”, explicó Leslie Lara, experta en Comunicación y Mercadotecnia, distribuidora en Guadalajara de las copas AngelCup, producidas por una empresa 100 por ciento mexicana.

“La copa menstrual tiene grandes beneficios. Te puedes olvidar de las toallas y los tampones para siempre, y de todas las molestias que causan: para empezar la toalla roza, irrita, se enrosca, se derrama, te manchas… El tampón no es cómodo para muchas mujeres y también puede tener fugas y ni pensar de meterte al mar. Además causa resequedad’’, describió.

La mercadóloga añadió que la AngelCup es un producto reusable: Debe retirarse y lavarse, para ser usada nuevamente. El tiempo es variable dependiendo de la cantidad de flujo menstrual. Los días en que éste es más abundante, la copa debe ser vaciada con mayor frecuencia; mientras que otros días puede usarse hasta doce horas sin riesgo de enfermedades ni alergias. “Y es que está fabricada con silicón de grado médico, un material químicamente inerte; y no contiene colorantes ni químicos, por lo que no produce alergias; tampoco contiene algodón, que es cultivo de bacterias. La copa respeta el pH de la vagina, que es un importante mecanismo de defensa contra infecciones”, puntualizó Lara.

Aprender a usarlo es fácil, aseguró. “Sólo un poco de habilidad para evitar que gotee al retirarla… se desecha (en el inodoro) y se lava con un poco de jabón de higiene íntima (también es hipoalergénico)”, citó la entrevistada. El kit incluye un esterilizador similar al que se emplea para esterilizar las mamilas de los biberones (Más informes al correo lcll24@hotmail.com).

En México hay varias opciones de copas menstruales que ya cuentan con el registro de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). DivaCup anunció en septiembre pasado que fue la primera en obtenerlo y tiene el mismo objetivo de “de ofrecer calidad y seguridad a las mujeres mexicanas”. El portavoz de esta empresa refirió que en México “las mujeres generan alrededor de 210 mil toneladas anuales de basura por el desecho de toallas sanitarias o tampones; este tipo de residuos tardan en degradarse entre 500 y 800 años”, según la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); por lo que no hay duda de la gran contribución ecológica.

Y he aquí otra ventaja: El promedio que gasta una mujer en el uso de toallas sanitarias y/o tampones es de aproximadamente 31 mil 100 pesos durante su vida fértil, de acuerdo con estimaciones de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), citadas por DivaCup. En contraste, la inversión 649 pesos por una sola copa reusable.

Alergias y shock tóxico

El uso de toallas sanitarias y tampones puede conllevar algunas molestias pero raramente problemas graves de salud, apuntó el ginecólogo Jorge Alejandro Michel Vergara, tras señalar que una alergia puede ser provocada por una combinación de factores, entre ellos la sensibilidad de la persona a los materiales con que se fabrican los productos sanitarios “y en ese sentido todos pueden causar una alergia… Con la copa todo parece estar bien, se anuncia como producto hipoalergénico, pero eso no exime de que puedan presentar alguna alergia”, sostuvo.

El shock tóxico es un problema de salud extremadamente raro, que se ha asociado al uso de tampones, donde una bacteria llamada estafilococo se mete al torrente sanguíneo y causa una infección muy severa, que puede poner en riesgo la vida de la paciente. “Pero no nada más lo producen los tampones; puede ir relacionado con quemaduras, con cirugías, con alguna infección fuerte. En realidad el shock tóxico por tampones es poco reportado: 0.79 casos por cada 100 mil mujeres… es decir una mujer en cien millones”.

El director general del Centro para el Estudio de la Reproducción y la Fertilidad (Cerfertil) comentó que una mujer requiere en promedio de “doce toallas por cada menstruación”, por lo que desde su punto de vista la verdadera gran contribución de la copa menstrual es ecológica: Evita la contaminación al no generarse las grandes de residuos sólidos que representan las toallas sanitarias y los tampones.

“Las primeras copas menstruales, muy rudimentarias, datan de fines del siglo XIX. Otra versión es del año 1930, nada parecidas a las actuales, que han evolucionado”, acotó. Michel Vergara compartió que hoy la copa menstrual representa una muy buena alternativa para algunas pacientes, sobre todo ambientalistas, y las que buscan continuar practicando ciertas actividades; pero admitió que esta percepción de confort “depende de cada mujer”.

“Hay pacientes que les gusta, que refieren estar cómodas, y a otras que no les gusta… Ciertamente persisten tabúes y hay muchas mujeres que no les gusta la idea de tocar los genitales –para colocar la copa y para retirarla- y esto ha generado pros y contras. Tendríamos que precisar que la copa menstrual no es para todas, sí recomendable para quien quiera probarla”, aconsejó el experto.


Claves

Copa menstrual


Es un producto con forma de copa o campana, la cual se inserta en la vagina durante los días de la menstruación y recolecta todo el flujo.

Está fabricada con silicón de grado médico, un material químicamente inerte. No contiene colorantes ni químicos.

La copa respeta el pH de la vagina, un importante mecanismo de defensa contra infecciones.

Se lava con un poco de jabón de higiene íntima, que también es hipoalergénico.

La copa es reusable a largo plazo.


Consumo

Se estima que una mujer requiere un promedio de doce toallas sanitarias por menstruación (depende de cantidad y días del periodo).

En su vida fértil, cada mujer habrá gastado al menos 31 mil pesos en toallas sanitarias y/o tampones.

En México se generan alrededor de 210 mil toneladas anuales de basura por el desecho de toallas sanitarias o tampones.

Estos productos sanitarios tardan en degradarse entre 500 y 800 años.

Fuente: Dr. Jorge Michel Vergara/LCC Leslie Lara/Empresas citando a Semarnat y Profeco.


SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.