Sed y visión borrosa, algunos de los síntomas de la diabetes

A pesar de existir mucha información sobre la diabetes, algunos de los síntomas pueden pasar desapercibidos por un tiempo. Estos son algunos de ellos.
Estos son algunos síntomas, que te podrían ayudar a prevenir padecer diabetes.
Estos son algunos síntomas, que te podrían ayudar a prevenir padecer diabetes. (Especial)

Ciudad de México

La diabetes, como la obesidad, es una epidemia mundial que en México también causado miles de muertes; tantas que de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) durante 2015, fue el padecimiento que registró la más alta cifra de causas de muerte.

En general, la diabetes mellitus es la segunda causa de muerte en el país que es provocada por los altos niveles de azúcar en la sangre y puede ocasionar enfermedades cardíacas, daños en los riñones, nervios y hasta pérdida de visión.

Por eso, te decimos algunos de los síntomas que te podrían indicar que algo no anda bien con tus niveles de azúcar. 

TE RECOMENDAMOS: La daibetes requiere tratamientos multidisciplinarios

Ir continuamente al baño

El incremento en las ganas de orinar es una de las primera señales de tener altos niveles de azúcar ya que la alta concentración de glucosa en la sangre hace que los riñones la eliminen a través de la orina. Estas evacuaciones frecuentes generan reacciones en el cuerpo como sed y resequedad en la boca.

Sed

La consecuencia de las constantes ganas de ir al baño, por lógica, provocan la pérdida de líquidos y se corre el riesgo de la deshidratación.

Cansancio

Después de la deshidratación viene la fatiga, que se puede sentir a pesar de estar en cama, pero también podría tratarse del tiempo de sueño que pierdes por las ganas de orinar.

Visión débil

Al incrementarse los niveles de glucosa, la mácula (que es como una pequeña lente) puede inflamarse y con esto el fluido que contiene el ojo podría penetrar a esta. La hinchazón modifica la forma de la mácula y afecta la capacidad de enfoque.

Sangrado de encías

El azúcar atrae a ciertas bacterias que provocan que las heridas tarden más en sanar. Son éstas las que dan lugar a las encías dañadas causando inflamación, sensibilidad, enrojecimiento y sangrado al momento de cepillar los dientes. Aunque el cuerpo hace su lucha contra las infecciones, la glucosa en exceso genera un ambiente que agrada a las bacterias.

¿Qué hacer ante los síntomas?

Si estos síntomas persisten durante más de una semana, o bien se presentan todos juntos, acude con un médico para consultar y sacar una conclusión de acuerdo a exámenes de sangre y glucosa.


CR