Presentan alternativa contra el cáncer colorrectal resistente a quimioterapia

En México, la mortalidad de esa neoplasia ha aumentado en los últimos 20 años debido a que ha desarrollado invulnerabilidad a los tratamientos convencionales de primera línea.
Guido Giordano, especialista en Oncología Médica del Hospital San Filippo Neri, en Roma, Italia.
Guido Giordano, especialista en Oncología Médica del Hospital San Filippo Neri, en Roma, Italia. (Especial)

México

En México, la mortalidad de pacientes con cáncer colorrectal ha aumentado en 20 años debido a la resistencia que han desarrollado a los tratamientos convencionales de primera línea, como las quimioterapias, al grado de que ahora se ubica en la sexta causa de deceso con 4 mil 56 casos anuales, informó Guido Giordano, especialista en Oncología Médica del Hospital San Filippo Neri, en Roma, Italia.

Los reportes del Inegi sobre la mortalidad de dicho cáncer, dijo, resultan alarmantes al pasar de 2 mil 386 decesos en 1998 a 4 mil 56 actualmente, por lo que un grupo de investigadores se dio a la tarea de analizar las tasas de prevalencia asociadas a la mortalidad para ofrecer alternativas.

Nuevas terapias

Giordano agregó que el desarrollo de nuevas terapias de segunda línea, combinadas con quimioterapia, contribuyen a bloquear el crecimiento tumoral y mejorar el pronóstico de sobrevida de los pacientes.

 “Entre 50 y 60 por ciento de los pacientes con cáncer colorrectal tienen un fallo con la primera línea de tratamiento después de los seis meses, por lo que en ocasiones la quimioterapia debe ser complementada con tratamientos coadyuvantes, como son las actuales terapias biológicas dirigidas a bloquear importantes señales de crecimiento de vasos sanguíneos que alimentan al tumor”, destacó Giordano.

Se trata, abundó, de la fusión de proteínas de fusión que “representan un sorprendente adelanto tecnológico para inhibir el crecimiento del cáncer colorrectal y, por lo tanto, las altas tasas de decesos”, destacó.

En una reunión con médicos oncólogos mexicanos, Giordano detalló que libercept es el primer antiangiogénico que ha demostrado una mejora significativa de la supervivencia en combinación con irinotecan-5-fluorouracilo-ácido folínico (Folfiri) en pacientes con cáncer colorrectal metastásico, tratados en primera línea con oxaliplatino, según se desprende de los resultados del ensayo clínico Velour.

La molécula, comercializada como Zaltrap por Sanofi , actúa uniéndose a los factores de crecimiento del endotelio vascular VEGF-A y VEGF-B y al factor de crecimiento placentario (PIGF), impidiendo que el tumor crezca y forme nuevos vasos sanguíneos que le aporten nutrientes y oxígeno.

El experto consideró importante que los médicos conozcan las nuevas terapias de la segunda línea. “Un tercio de los pacientes diagnosticados inicialmente con cáncer colorrectal presentarán enfermedad avanzada; eventualmente, 50 por ciento desarrollará metástasis”, dijo.

“El pronóstico para ese sector de pacientes resulta pobre y paliativo, por lo que se debe de modificar la forma de abordaje terapéutico para prolongar la supervivencia y mantener la calidad de vida”, abundó.

De ahí la importancia de dicha terapia, que también permite una rectificación de los vasos tumorales y ayuda a que lleguen en forma mucho más efectiva los medicamentos citotóxicos (quimioterapia), utilizados como estándar de tratamiento.

Estudios clínicos

Los estudios clínicos reportan que al evitar que los vasos sanguíneos crezcan, proporcionando nutrientes y oxígeno, las células cancerosas impide que ese cáncer siga avanzando, logrando un aumento de supervivencia global pasando de 12 a 13.5 meses, lo que significa una reducción del riesgo relativo de muerte del 18. 3 por ciento.

 “El oncólogo ahora tiene opciones que van más allá de la terapia inicial para el cáncer colorrectal metastásico. La selección del tratamiento se basa en la terapia previa, así como otros factores definidos por un equipo multidisciplinario de especialistas en oncología,”, comentó el especialista italiano.

“Hoy en día, existe en México una nueva terapia biológica dirigida, muy efectiva en el tratamiento subsecuente de los pacientes que han desarrollado metástasis del cáncer colorrectal y han recaído a una línea inicial de tratamiento, proporcionando un beneficio de una supervivencia sostenida a través del tiempo ya que, además, disminuye en 24 por ciento el riesgo de recaída. Cuenta, además, con un perfil de seguridad confiable y manejable”, agregó.

En especialista también consideró que debe de mejorar la detección temprana de ese tipo de cáncer ya que, está comprobado, que la gente tiene capacidad de curación. “Si este tumor avanza, es más riesgoso, pues se afectan los ganglios linfáticos”.

Este tipo de cáncer se puede prevenir, aseveró, con una alimentación basada en verduras, frutas, pollo y pescado. “Una gran cantidad de casos se relacionan con el consumo excesivo de carnes rojas y grasas, afecta por igual a hombres y a mujeres”.

Por su parte, Eduardo Ruiz, médico marketing de Sanofi, señaló que “la empresa muestra su compromiso con los especialistas de la salud y con los pacientes al desarrollar terapias que han marcado la diferencia para que el cáncer ya no sea sinónimo de muerte.

“Presentamos una excelente opción terapéutica que brinda la oportunidad de mejorar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico. Esto se logra a través de la constante búsqueda de soluciones, siempre con una tecnología cada vez más especializada. Estamos seguros que esto será una nueva esperanza para muchos pacientes”, concluyó.

Según estadísticas de tumores colorrectales, en México

90 por ciento

de los afectados por ese tumor tiene 50 años o más

20 por ciento

tiene familiares que también padecieron ese mal

95 por ciento

se genera en glándulas productoras del moco que protege colon y recto