Aceites artesanales de mariguana son un peligro

La improvisación en su fabricación tiene un alto riesgo de contaminarlos con diversos compuestos que pueden ser contraproducentes para la salud.

México

La proliferación de los aceites artesanales de cannabidiol es un peligro para los pacientes con enfermedades crónicas, pues la improvisación en su fabricación tiene un alto riesgo de contaminarlos con diversos compuestos que pueden ser contraproducentes para la salud de quien los consume.

Durante el debate sobre el uso de la mariguana medicinal en MILENIO Foros, Eduardo Barragán, jefe de Neurología del Hospital Infantil de México, alertó que estos aceites artesanales son de origen desconocido y no tienen una correcta medición del porcentaje de THC (molécula psicotrópica de esa droga) que contiene el aceite.

“Es un riesgo alto porque no tienen la pureza y correcto procesamiento de la planta, se hacen llamar artesanales, hechos en la casa de alguien donde desafortunadamente se pueden hacer diluciones con alcoholes que desconoces de dónde vienen o con qué se mezclan, lo que puede ser dañino y generar problemas, no por el aceite, sino por lo que usaron para obtenerlo”, señaló.

El experto explicó que la producción y el manejo del cannabidiol deben tratarse con precaución para no dañar al paciente.

“El aceite es sensible a la luz, se tiene que guardar en una botella de color ámbar y no se debe exponer al sol. Hemos visto que, sobre todo en algunos artesanales, el frasco no tiene estas características y se desactiva el aceite”, detalló.

Barragán informó que en un estudio reciente se detectó que hasta 75 por ciento de pacientes con epilepsia usan tratamientos alternativos, pero menos de 15 por ciento lo reporta a su médico, lo que puede propiciar efectos secundarios.

Carlos González, director operativo de HempMeds México, subsidiaria de Medical Mariguana en Estados Unidos, agregó que los aceites artesanales se venden en cualquier lugar a cualquier persona, lo que también es un peligro, ya que no está indicado para todos los pacientes.

“El proceso de extracción debe ser detallado y con material profesional, pues se trata de una planta que absorbe todo lo que un hay en el suelo y se debe garantizar que el aceite esté libre de pesticidas o materiales pesados”, subrayó González.

EFECTOS SECUNDARIOS

Barragán dijo que se ha comprobado que ocho de cada 10 pacientes protocolizados con epilepsia han logrado una reducción de más de 50 por ciento de ataques, mientras que 45 por ciento logró quedar libre de crisis.

No obstante, acotó que se debe hacer de manera controlada por un especialista porque “hemos tenido tres pacientes que han tenido una exacerbación de crisis al darles el aceite, pasa como en cualquier otro medicamento”. También hay casos en los que se les retira el tratamiento convencional y no registran una reducción de al menos 50 por ciento en las crisis, lo que se considera “una falla terapéutica”.

Los principales efectos secundarios del cannabidiol son somnolencia, vómitos por el mal sabor y diarrea.

El especialista del Hospital Infantil destacó: “Que provenga de una planta no quiere decir que esté libre de efectos secundarios o que se puede usar sin límite, por eso es necesario que sea recetado por un médico y que tenga un seguimiento adecuado”.

Carlos González agregó que esperan que a fin de año se concluya la reglamentación sobre el uso de la mariguana medicinal, para que las empresas interesadas registren sus productos y haya reglas claras para su producción, estudio y desarrollo.

Al menos cuatro compañías de medicamentos en México están interesadas en producir cannabidiol, además de tres estadunidenses que quieren traer ese producto al país.

“Lo que es un hecho es que no creo que se abra al cultivo masivo, será para empresas establecidas de las que se pueda tener control”, aseguró el director operativo de HempMeds México.

En México 3 por ciento de la población padece epilepsia. De esos afectados, 70 por ciento es paciente pediátrico y 30 por ciento no logra ser controlado con los tratamientos basados en fármacos convencionales.

FARMACÉUTICAS Y PACIENTES

En el segundo panel celebrado ayer en MILENIO Foros, Carlos Baños, director general de Eli Lilly México (Programa Enlace) indicó que “un paciente informado y consciente de su enfermedad se compromete con su tratamiento”.

En México, 40 por ciento de los enfermos cae en un abandono parcial de su terapia, mientras que 15 por ciento la abandona en su totalidad.

Gabriela Dávila, directora de Investigación Clínica de Pfizer en México, Centro América y el Caribe, detalló que estas campañas de acercamiento entre pacientes y farmacéuticas busca capacitar técnicamente no solo a los enfermos, sino a la sociedad en general, para que logren detectar a tiempo enfermedades y se den tratamientos eficientes.

“Hoy hay más de mil organizaciones de pacientes para concientizar al resto de la población sobre alguna enfermedad y explicarles cómo lograr un diagnóstico certero”.

Además, Cristóbal Thompson, director ejecutivo de Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica agregó que en este país, “aún hay mucha gente que no sabe que tiene derecho al Seguro Social o al Issste, pero no entiende cómo funciona, lo que le complica encontrar un buen diagnóstico y entrar a un tratamiento”.

Pero el verdadero reto en México, es que se logre evolucionar en la telemedicina, consideró Fernando Fonseca, cocreador de FamilyDoc.

“Que puedas tener un tratamiento avanzado sin salir de casa, están acostumbrados a ir a un hospital, hacer fila y esperar, ahora su médico puede seguir su evolución con un médico que te atiende con tu expediente clínico a la mano”.

IMSS BUSCA ANTICIPAR 25 AÑOS A ENFERMEDAD

Para 2050 el gasto que enfrentará el IMSS por enfermedades crónico degenerativas será de 340 mil millones de pesos, cantidad “que claramente no podremos sufragar”,  afirmó el director general de instituto, Mikel Arriola, quien calificó la cifra de “escalofriante “ y dijo que el reto es virar los costos de los hospitales y ampliar la capacidad de diagnóstico con visitas a los derechohabientes en su casa, ya que detectaron que no acuden a sus clínicas.

Al participar en MILENIO Foros Salud, expuso que la estrategia trata de anticiparse a la enfermedad en al menos 25 años, tener un diagnóstico y disminuir los gastos que enfrenta el IMSS, ya que, por ejemplo, para la atención de enfermos de riñón es de 7 mil 500 millones de pesos al año.

Al inicio del sexenio el gasto por enfermedades crónico degenerativas, cardiovasculares, así como por cáncer de mama y próstata, era de 75 mil millones de pesos, pero ahora es de 85 mil millones de pesos; la hospitalización de un paciente en oncología es de 7 mil 500 pesos por día.

Con información de Elba Mónica Bravo/México.