¡Larga vida al pan!

Con una gran tradición panadera, México se suma al festejo por el Día Mundial del Pan, uno de los alimentos más consumidos en el mundo. Llegó con los españoles y pronto se extendió por el Virreinato.

Ciudad de México

El pan ha acompañado a la humanidad desde hace 8 mil años y es base de la alimentación desde los tiempos del Antiguo Egipto y el Imperio romano, por eso, este 16 de octubre se celebra como cada año, el Día Mundial del Pan.

A México, el pan llegó con los españoles y pronto se extendió por todo el Virreinato, y hoy el país tiene una larga tradición panadera con identidad propia, pues la herencia europea se fusionó con las culturas indígenas del país.

De acuerdo con la Canainpa, el trigo se sembró en México por primera vez en terrenos de Hernán Cortés

“Cada estado, municipio y población, cuenta con su propio pan, sin importar su lugar dentro de la geografía nacional. Muestra de ello son los múltiples panes ceremoniales arraigados a la cultura popular, elaborados especialmente para las fechas tradicionales, como el pan de muerto, la rosca de reyes, el pan de boda o el pan de jueves santo”, señala la Canainpa.

A esto habría que añadir el pan que se encuentra día a día en la alimentación de los mexicanos, como el pan de caja, que por su versatilidad es consumido a cualquier hora del día.

Un alimento completo

Elaborado a base de granos, principalmente de trigo, el pan es fuente de carbohidratos, la principal fuente de energía para el cuerpo y el funcionamiento del cerebro.


De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda que entre 50 y 60 por ciento del consumo de energía diario (las calorías), sea aportado por los carbohidratos.

El pan forma parte del grupo de los cereales, que deben incluirse diariamente en la alimentación y, de acuerdo al Plato del Bien Comer, deben estar presentes en las tres principales comidas del día (desayuno, comida y cena).

En 1924 inició la transformación en el primer pan en la historia del país

Además aporta proteínas, hierro, zinc y vitaminas del complejo B. Asimismo, el pan integral tiene fibra, que ayuda a mejorar la digestión, y los elaborados con granos enteros proveen muchos nutrimentos adicionales.

De acuerdo con The Whole Grains Council, los granos enteros son fuente de vitaminas, minerales, fibra dietética, antioxidantes, fitonutrimentos y esfingolípidos, y su consumo brinda diversos beneficios a la salud, como la disminución en el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Asimismo, el pan es uno de los alimentos más versátiles del mundo, pues por su sabor y elaboración puede disfrutarse solo o con otros alimentos, tanto dulces como salados.


Además, el pan es un alimento económico consumido en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir 90 kilos al año, pero solo cumplen Alemania, con 106, y Chile, con 96.

La consultora IBISWorld considera que la industria panificadora en el mundo vale 461 mil millones de dólares.

La recomendación es que al consumir pan prefieras aquellos que estén fortificados, contengan fibra o granos enteros.



REPL