Habrá más megalópolis en México los próximos años

El líder nacional de los desarrolladores de vivienda dijo que la zona metropolitana de Guadalajara tiene problemas que comparte con otras.

Puerto Vallarta

En los próximos años México enfrentará un enorme desafío ya que se sumarán nuevas zonas metropolitanas con más de un millón de habitantes, advirtió Fernando Abusaid Quinard, presidente nacional de Canadevi.


En el marco de la V Reunión Vivienda y Ciudad, organizada por la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) Jalisco, que se celebra en Puerto Vallarta, el líder nacional de los desarrolladores de vivienda dijo que la zona metropolitana de Guadalajara tiene problemas que comparte con otras zonas metropolitanas del país, para las cuales urge proponer soluciones en el corto, mediano y largo plazo.


“De acuerdo con el INEGI, hay 14 zonas metropolitanas con más de un millón de habitantes cada una; en conjunto, suman más de 47 millones de personas, y se estima que en el año 2025 esa cifra crecerá a 57.2 millones”.


Refirió que luego del Valle de México, en el segundo lugar nacional se encuentra la zona metropolitana de Guadalajara, la cual pasó de 4.49 millones de habitantes en 2010, a 4.75 millones en 2014, y el tercer sitio lo ocupa la zona metropolitana de Monterrey.


Indicó que las proyecciones de población muestran que la tendencia es irreversible y que, además, año con año se sumarán nuevas zonas metropolitanas con más de un millón de habitantes como: Cuernavaca, Chihuahua, Cancún, Tampico y Saltillo.

Por su parte, Enrique Dau Flores, representante del Gobernador de Jalisco, resaltó que la política federal de desarrollo urbano y vivienda dirige el desarrollo de nuestras ciudades hacia una mejor calidad de vida.


Recordó que a finales dela década de los 60, se dio un dislocamiento del crecimiento de las ciudades con la incorporación desordenada de las áreas ejidales que rodeaban las ciudades y que se incorporaron sin dejar vialidades primarias, espacios para equipamiento, para jardines, para escuelas, lo que trastornó de manera muy grave el desarrollo del país y particularmente de las zonas urbanas durante varias décadas.

“Estuvimos absorbiéndolas gradualmente, estuvimos tratando de dotarlas del equipamiento y la infraestructura, esto se dio porque los ayuntamientos de entonces no tenían atribuciones para incorporar de manera ordenada a esas nuevas áreas ejidales, a la mancha urbana de las ciudades, incorporadas, como todos sabemos, a rayas de cal, y nuevos lotes y nuevas casas, sumadas a las ciudades”.


De 2000 a 2012 se dio un fenómeno contrario, se estimuló la dispersión y entonces familias de escasos recursos fueron enviadas a vivir a decenas de kilómetros de las ciudades “y los condenamos a pasar varias horas del día trasladándose a sus centros de trabajo”, lo cual hoy se busca corregir.