En zona rural son más autónomos que en la urbe

Quienes habitan fuera de la metrópoli tienen mayor capacidad para superar situaciones adversas y mejor calidad de vida.
La alimentación también cuenta.
La alimentación también cuenta. (Carlos Rangel/Archivo)

Monterrey

Reportes previos de investigaciones realizadas por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), han expuesto que los adultos mayores que habitan en zonas rurales de la entidad nuevoleonesa se mantienen activos y autónomos por más tiempo, a comparación quienes viven en sitios urbanos.

De acuerdo a la especialista en Trabajo Social, Blanca Mirthala Tamez Valdez, quien actualmente lleva el proyecto de investigación Factores sociales relacionados al deterioro en la calidad de vida del adulto mayor, indicó que las personas mayores de edad que habitan lejos de la ciudad tienen alto nivel de resiliencia, es decir, se sobreponen más rápido a situaciones adversas.

Si bien refirió que los adultos mayores de las zonas rurales dependen económicamente de los programas sociales, estos mantienen su autonomía y son capaces de producir sus alimentos.

“Aún y cuando enfrenten enfermedades, (en ranchos) es notorio que son menos las enfermedades crónico degenerativas –al menos las que ellos están consientes de tener y que saben que hay que atenderlas”, destacó la analista.

Como parte de la investigación, se pide a los adultos  mayores brindar una radiografía de lo que consumen, por lo que se ha determinado que influye en su estilo de vida y salud.

“(En el caso de los adultos mayores de zonas rurales) siguen consumiendo algo de lo que producen, algunos producen para el autoconsumo, pero si hay esta parte de consumir más lo que tienen a la mano, particularmente comida de origen vegetal como nopalitos, quelites, etcétera”, indicó.

En los resultados previos de la investigación, a decir de la doctora Tamez Valdez, se ha dado conocer que algunos enfrentan limitantes y discapacidades; sin embargo, mantienen una autonomía en movilidad.

Lo anterior, apuntó, tiene que ver que enfrentan en mayor medida porque habitan en soledad, asimismo, cuentan con poco accesos a instituciones de salud, de desarrollo social, salvo los apoyos que les llegan.

“Es increíble que ellos para transportarse del lugar en el que viven a la localidad donde se atienden o reciben apoyo en cuestiones de salud paguen enormes costos por no tener un transporte.

“Esto es por no acceso a instituciones de salud, esto en la zona rural”, mencionó la investigadora.

Por otra parte, refirió que han localizado diferencias entre las características que enfrentan los habitantes adultos mayores del norte de Nuevo León, a los del sur del estado.

“En el sur hay menor acceso simplemente al transporte en los lugares donde ellos se ubican. Hay mayor dispersión, esto también tiene que ver eso, pero notamos que se recrudece en el discurso de los adultos mayores”, destacó la especialista.