Yak de Escobedo reabrirá sin el permiso de casino

Se desconoce cómo operará si el Congreso local prohibió el uso de suelo y de edificación para centros de apuestas y similares desde enero de 2012.

Monterrey

En el caso del casino Yak de Escobedo, la casa ganará. Y es que pese a que el Tribunal de Justicia Administrativa ordenó retirar los sellos de clausura, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas de Escobedo confirmó en 2015 la inexistencia de la autorización de uso de suelo y edificación de la casa de apuestas.

En ese entonces, Martiniano Huerta Montelongo, titular de la dependencia municipal, ordenó la clausura definitiva e interrupción de operaciones de la sala de juegos de inversión española.

Por ello, se desconoce cómo llegará a operar si el Congreso local prohibió el uso de suelo y de edificación para centros de apuestas y similares desde enero de 2012.

El oficio identificado como SEDUOP/181/2015, en poder de MILENIO Monterrey, fue firmado el 15 de febrero del 2015 por parte de Huerta Montelongo y dirigido al representante de Administradora Mexicana del Hipódromo SA de CV, Óscar Eduardo Ceniceros Franco.

En el documento incluye que la firma, adquirida en el 2007 por la compañía española Codere, había emprendido un juicio de amparo contra las medidas temporales realizadas por el municipio.

La semana pasada, la magistrada Treviño Torres, restituida en 2015 por el Congreso local, aunque se había negado a ratificarla en la Primera Sala en el Tribunal de Justicia Administrativa por cuestionamientos vinculados a sentencias a favor de casinos, ordenó al municipio retirar los sellos de clausura al negocio.