La visita de los borregones

Año con año en el mes de noviembre cientos de enormes pelicanos blancos arriban a México, específicamente a las aguas del lago de Chapala y la laguna de Cajititlán procedentes de Canadá.
Estas aves son procedentes del Sur de Canadá
Estas aves son procedentes del Sur de Canadá (Nacho Reyes )

Guadalajara

Al contemplar las aguas tranquilas de la laguna de Cajititlán, enormes aves blancas y pico amarillo resalta a lo lejos. Adentrándose un poco más en la laguna, la función comienza; al ser espantadas por el ruido del motor de la lancha las aves sobrevuelan en parvada creando un espectáculo inolvidable.

La delicadeza y lentitud de su vuelo en un cielo totalmente despejado, el contraste entre su blanco y brillante plumaje con las pequeñas manchas negras en la punta de sus alas y sus gruesos picos amarillos, sumados a la neblina del lugar acompañada de los primeros rayos del sol, hacen del momento toda una experiencia.

Se trata de los pelicanos blancos también llamados popularmente borregones que año con año en el mes de noviembre arriban a México, específicamente a las aguas del lago de Chapala y la laguna de Cajititlán, procedentes del sur de Canadá.

Los borregones son una especie de pelicanos muy grande, pueden alcanzar los 14 kg de peso y poseer una envergadura de hasta 3 metros, las características principales de estos pelícanos son su plumaje blanco que recubre su cuerpo y las manchas negras en sus alas. Tienen además  largas patas de color naranja y una bolsa del mismo color debajo de su largo y grueso pico.

Son una especie tranquila y silenciosa, prefieren vivir en colonias de hasta 1000 nidos y se alimentan en grupos pues practican la pesca cooperativa; cada ave come alrededor de 1,5 kg de peces por día.

Estos pelícanos son elementos muy importantes en el ecosistema de los lagos, porque se alimentan de peces con algún defecto o problema de salud, sin embargo biólogos del municipio de Tlajomulco señalan que falta oxigenación en el agua de la laguna hacen que este hábitat pueda ser contraproducente para las aves.

En Jalisco, los pelicanos borregones hibernan en Chapala y en el poblado de Cajititlán, y representan un buen atractivo turístico hasta el mes de marzo cuando regresan a Canadá, su lugar de residencia.