Penales, historia de nunca acabar: arzobispo

El arzobispo Rogelio Cabrera López pide a la autoridad Judicial hacer su parte con respecto al reciente homicidio de dos internos.
Pide respeto mutuo en los reclusorios.
Pide respeto mutuo en los reclusorios. (Roberto Alanís)

Monterrey

Para el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, la violencia al interior de los penales parece una historia de nunca acabar, debido a las paulatinas muertes y riñas que se han presentado en los reclusorios de Nuevo León desde el año 2016 a la fecha.

TE RECOMENDAMOS: Ecovía opera con menos de 80 unidades diarias

Lo anterior debido a que durante la noche de ayer, sábado, dos reos acusados por narcomenudeo fueron asesinados en el penal del Topo Chico, a cuatro días de haber sido detenidos.

Los presuntos culpables de la muerte de Antony Emmanuel Macías Ovalle, de 20 años, y Víctor Manuel Ortiz Guerrero, de 24, apodado "El Negro", portaban armas de fuego al momento de ser capturados, informó el Gobierno del Estado mediante un comunicado.

Ante estos sucesos la Arquidiócesis de Monterrey en voz del arzobispo dirigió un llamado a las autoridades a poner orden y garantizar la seguridad para los internos.

"Esta historia de los penales en Nuevo León parece ser que no concluye; esperamos que la autoridad haga su parte el poder judicial haga la suya y también quienes trabajan al interior, pues que respeten para ser respetados", dijo en rueda de prensa tras la misa dominical.

fsad