Legisladora alerta por posible violencia en la frontera de Jalisco y Nayarit

Fela Pelayo,  presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas del  Congreso de Jalisco, señala que ni los gobiernos estatales ni la Sedatu han sido responsables en el tema de las restituciones de ...

Guadalajara

La decisión de las autoridades huicholas de San Sebastián Teponahuaxtlán de establecer un sistema de autodefensas para protegerse de las posibles agresiones de los ganaderos de Huajimic, es altamente peligrosa porque puede derivar en violencias y muertes, advirtió la legisladora de Movimiento Ciudadano y presidente de las Comisión de Asuntos Indígenas del  Congreso del Estado, Fela Pelayo.

La legisladora recordó que hace cuatro meses cuando fueron los eventos del 22 de septiembre del 2016, en que un grupo de ganaderos privó de sus libertad durante más de cinco horas al personal del tribunal Unitario Agrario 56 de Tepic, que había acudido a ejecutar un expediente de posesión sobre 188 hectáreas de las 10 mil que están en disputa, además de impedir el paso de vehículos de los medios de comunicación que acudieron a dar fe de los hechos, el legislativo del estado emitió un exhorto hacia  la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano que preside Rosario Robles Berlanga, en busca de que incorporara el tema dentro del programa Conflictos sociales en medio rural (Cosomer). Nunca ocurrió nada, reconoció la diputada.

"Es una situación muy delicada y nosotros esperamos que abandonen su posición de no intervención el gobierno de Jalisco, puesto que  más de que el tema limítrofe no este resuelto, se trata de personas y vidas humanas; en cualquiera de los dos casos, que sean las autodefensas o que los ganaderos de Huajimic intervengan también con medios violentos, se puede desatar un conflicto grave y puede derivar en graves violaciones y pérdidas humanas", destacó.

Indicó que el exhorto no fue respondido nunca, y por lo que conoce, tampoco Sedatu hizo caso a las gestiones ni de los gobiernos de los estados ni de los indígenas y los ganaderos para abrir el expediente de compensación, el cual se justifica dado que se trata de un conflicto de 70 a 100 años desatado por medidas del estado mexicano a favor de los ganaderos y en contra de  recursos patrimoniales de la comunidad indígena; en 1953 fue reconocida por el gobierno de la república los derechos de  restitución de San Sebastián Teponahuaxtlan, por medio de los cuales se ha estado dando el proceso de restituciones, que afecta a pequeñas propiedades y ejidos de las colindancias de comunidad, lo cual demuestra que hay acciones del estado mexicano que deben ser resarcidas.

Fela Pelayo dijo que espera que las partes se conduzcan con prudencia, pero sobre todo que la autoridad cumpla con su obligación de preservar la paz en ese rincón de los límites de Jalisco y Nayarit.

SRN