Violan derechos de menores infractores señala ombudsman

En su revisión, la CNDH halló irregularidades como tratos crueles, instalaciones inadecuadas, hacinamiento, falta de atención médica.
Cuadro general de irregularidades detectadas en Tamaulipas.
Cuadro general de irregularidades detectadas en Tamaulipas. (Especial)

Tampico

En Tamaulipas, los centros de internamiento para adolescentes infractores, presentan tratos crueles, inadecuadas instalaciones, hacinamiento, falta de atención médica e insuficiente personal de seguridad, entre otras irregularidades, siendo el de Altamira el que presenta la mayor problemática.

Lo detectado es violatorio de normas nacionales e internacionales en materia de derechos humanos, en agravio de los adolescentes que infringen las leyes penales.

Así lo señala la CNDH en un informe especial para el que visitó 56 instalaciones en todo el país, incluídos los centros de reintegración social y familiar de Altamira, Güémez, Matamoros, Nuevo Laredo y Reynosa.

En sus conclusiones, el ombudsman nacional se declaró preocupado por las deficientes condiciones de internamiento e hizo ver que el tema de la seguridad no es sólo la persecución del delito, sino también la prevención, y en ésta se inserta la reintegración social del menor que, por su circunstancia requirió de una medida de tratamiento interno.

Luis Raúl González Pérez advirtió que al llevarse a cabo bajo condiciones irregulares, al término de su internamiento los adolescentes podrían tener mayores resentimientos contra la sociedad, debido a una situación de violencia a su dignidad que le impide comprender y sensibilizarse sobre los efectos negativos de la infracción cometida y lo positivo de su reintegración social.

Además de lo antes citado, en Tamaulipas se observó falta de áreas para acceso a servicios, condiciones de desigualdad de áreas y personal asignados a hombres y mujeres, inadecuada separación y clasificación, irregularidades en la imposición de sanciones disciplinarias, inexistencia de reglamentos y manuales.

No se tienen programas contra las adicciones y tratamiento de desintoxicación; el personal de seguridad no está debidamente capacitado; hay una deficiente supervisión a los centros, así como deficiencias que afectan los vínculos con personas del exterior.

LAS IRREGULARIDADES

Tratos crueles, inhumanos y degradantes se observaron en 37 centros, incluido el de Altamira. Aquí, los adolescentes señalaron que son objeto de maltrato físico e insultos de parte de un elemento de seguridad y custodia.

Inadecuadas instalaciones e insalubridad se detectó en 47 centros, incluidos los cinco de Tamaulipas.

En Altamira, se observó que los lavabos no funcionan, las regaderas carecen de llaves para su uso, y los sanitarios no disponen de depósito de agua para su desagüe.

La gran mayoría de los adolescentes duermen en el suelo en colchonetas, les fueron retiradas las camas debido a que las habían usado para romper los barrotes de las ventanas en un intento de fuga.

En Güémez, se apreció que en los sanitarios del área varonil los inodoros carecen de depósito de agua y hay obstrucción de drenaje. En el área femenil los sanitarios carecen de mantenimiento en las llaves de regaderas y lavabos.

En Matamoros, el área de ingreso carece de camas para dormir. En los sanitarios se observó que los lavabos no funcionan por carecer de llaves para el agua.

La estancia femenil se encuentra en el interior del patio general de los varones y a un costado del área de ingreso. En Nuevo Laredo, todos los sanitarios carecen de llaves de paso para el agua en regaderas, rosetas, de depósito de agua en inodoros, además presentan fugas y encharcamientos.

En Reynosa, algunos sanitarios del área varonil carecen de depósito de agua. Por otro lado, la falta de áreas para el acceso a servicios y actividades se observó en 43 centros, incluidos los de Altamira, Güémez Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.

Comprende áreas de ingreso, observación y clasificación, locutorios, protección, visita familiar, cocina, comedores, talleres, biblioteca, así como de una sección exclusiva para personas adultas.

Hay condiciones de desigualdad en las áreas y personal destinados a las mujeres en 36 centros, entre éstos los cinco de Tamaulipas.

Esto significa que las adolescentes carecen de instalaciones adecuadas y se les restringe el acceso a actividades o servicios que en ellas se brindan, o bien, tienen que compartir con los varones locutorios, áreas de visita familiar, comedores, talleres, aulas, biblioteca, patios, áreas deportivas y médicas.

En cinco centros de cuatro estados halló sobrepoblación y hacinamiento, Altamira tuvo hacinamiento en varios dormitorios, donde adolescentes comparten cama o duermen en el piso.

Con excepción de Güémez, los centros de internamiento de la entidad, no tienen una estricta separación entre quienes están sujetos a procedimiento y los que cumplen una medida de tratamiento, así como entre hombres y mujeres.

No se realiza una apta clasificación de estas personas porque las autoridades no establecen criterios para ubicarlos o las instalaciones no reúnen las condiciones necesarias para tal efecto.

En Matamoros, además, la estancia para mujeres se encuentra en el área que ocupan los varones.

En cuanto a irregularidades en la imposición de sanciones disciplinarias, ello se detectó en 45 centros, incluidos Altamira, Matamoros y Nuevo Laredo, donde se imponen sanciones en régimen de aislamiento hasta por 30 días y se restringe la visita familiar y las comunicaciones telefónicas.

Además, durante la sanción se suspenden las actividades relacionadas con el programa personalizado de ejecución.