Mujer escapa de violador

Una vecina de la colonia Filadelfia de Gómez Palacio, relató que en un descuido le dio un golpe entre las piernas para que cayera al suelo y patearlo en el rostro, después le roció gas pimienta.

Gómez Palacio, Durango

Una mujer de 35 años de edad se libró de ser una víctima más del violador en serie que ha sembrado pánico en las habitantes de la colonia Filadelfia de Gómez Palacio.

Aún se encuentra afectada por los hechos y relató lo que vivió hace mes y medio, aproximadamente, cuando salió de su domicilio en este sector para dirigirse a su trabajo, el cual le queda a 15 cuadras de su vivienda.

Eran las 06:30 horas cuando de pronto, de entre unos arbustos, le salió a su paso un hombre alto, moreno, que traía cachucha y portaba una bufanda para cubrirse la mayor parte del rostro, quien la tomó de los hombros para llevarla a otro lugar.

Sin imaginar de lo que se trataba, le dijo que no llevaba bolsa consigo ni dinero, a lo que el sujeto le respondió que no era eso lo que buscaba, golpeándola en distintas ocasiones en el rostro y alejándola, el hombre se desabrochó su pantalón y le pidió que le hiciera tocamientos.

Defensa con golpes, patadas y gas pimienta

Sometida y sin alguna manera de escapar de las manos del sujeto, hizo lo que le pidió, hasta un momento de descuido que tuvo el atacante, en el que ella aprovechó para golpearlo por el interior de sus piernas, para doblarlo y hacer que cayera al suelo.

En ese momento, no dudó en patearlo en el rostro, rociarlo de gas pimienta que llevaba guardado entre sus ropas y huir.

Entre el miedo y la vergüenza

A pesar de que el acto de violación como tal no se llevó a cabo, la víctima quedó afectada ante una experiencia de este tipo y a pesar de que ha platicado su caso con el resto de los vecinos, a manera de que tengan la descripción del sujeto, no ha acudido ante las autoridades a interponer una denuncia.

A decir de la misma víctima, el miedo y la vergüenza por lo sucedido, le ha impedido delatarlo.

Como manera de recomendación, alzó la voz para que el resto de los habitantes de la zona estuvieran alertas, sobre todo las mujeres, quienes son la presa fácil y señaló que debido a que las autoridades de seguridad no vigilan este sector, ha tomado la determinación de llevar con ella armas blancas y ha pensado incluso en la portación de algún arma de fuego, para su protección personal.