Viñedos Don Leo celebra segunda edición de Vendimia 2017

A lo largo del día de ayer, alrededor de mil 500 personas disfrutaron de esta experiencia vitivinícola, en la cual se realizaron diversas actividades para conocer esta espectacular plantación. 

Parras de la Fuente, Coahuila

Viñedos Don Leo realizó este sábado la Segunda Edición de la Vendimia 2017 de Parras de la Fuente, Coahuila donde a lo largo del día, se congregaron más de mil 500 personas a más de 2 mil 100 metros sobre el nivel del mar.

Esto en sus campiñas ubicadas entre las montañas del Valle del Tunal, a 37.5 kilómetros de este Pueblo Mágico, en lo que fue considerada como una de las experiencias vitivinícolas más vistosas y coloridas de los visitantes.

Considerado como uno de los viñedos más altos en el mundo, Viñedos Don Leo mostró las bondades de sus nueve variedades de vinos a visitantes procedentes de la Comarca Lagunera, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas e incluso del extranjero.

El 'Pinot Noir', hecho con las uvas más delicadas que existen, fue fabricado de manera exitosa gracias a las características de la tierra, clima y la altura de la zona. 

Vinos tintos como el Merlot, Shiraz, Cabernet Suavignon, Pinot Noir, Malbec y Zinfandel, así como vinos blancos como Suavignon Blanc, Semillon y Chardonay. 

Sofía Mendel, nieta del fundador de la empresa, recordó que Viñedos Don Leo comenzó en el año 2000, con una plantación de una hectárea de uva, derivó a que se plantaron diferentes variedades contando en la actualidad con 50 hectáreas de las cuales, explicó que fueron los primeros productores en Coahuila del “Pinot Noir”.

Desde el mediodía los visitantes llegaban a la gran fiesta tras recorrer siete kilómetros de terracería en donde el paisaje pasó de las cactáceas típicas del semidesierto, hasta algunas especies de pinos, para finalizar en el Valle del Tunal, donde se ubican los viñedos así como una gran superficie de área dedicada a la ganadería. 

La fiesta de la Vendimia Don Leo, se compuso por recorridos al viñedo en remolques o calandrias jaladas por caballos, degustaciones de quesos y carnes frías, para luego disfrutar de un concierto al aire libre por parte de la Orquesta Filarmónica de Coahuila, un espectáculo ecuestre y baile flamenco.

Para dar paso a las danzas de los matachines y la tradicional pisada de uvas que encabezaron las vendimiadoras y la reprensentación del Dios Baco, fiesta que terminó por la noche con un la música de un DJ y fuegos artificiales que coronaron el cierre del festejo. 

rcm