Sin vigilancia, descargas de aguas tóxicas de textileras

Greenpeace informó que las "lavadoras de mezclilla" utilizan durante el tratamiento sustancias peligrosas, el organismo expuso el papel de la industria textil como uno de los principales focos de ...

Tehuacán

La nula vigilancia que existe en municipios donde se han diseminado plantas que se dedican a la maquila y deslavado de mezclilla, provoca que no haya un correcto manejo en el destino final de las aguas residuales y lodos que se generan durante el proceso de maquila.
Las empresas , que hace aproximadamente 30 años tuvieron su inicio en esta ciudad, han tomado como lugares de confinamiento de los residuos peligrosos espacios cercanos a estas plantas, terrenos baldíos o barrancas.
Eso ha hecho que millones de partículas contaminadas con químicos pululen en el medio ambiente y las respiren miles de personas.
Martín Barrios Hernández, presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán, declaró que esta actividad comenzó a tener auge después del Tratado de Libre Comercio, cuando a las maquiladoras de esta ciudad llegaron contratos importantes del extranjero para confeccionar prendas hechas con mezclilla que enviaban marcas mundiales.
Como una exigencia de la moda, se comenzaron a aplicar procesos de Sand Blast (limpieza con arena) y de destrucción de partes del pantalón para que se vean desgastados, que tengan esos toques que están en boga y que anteriormente no se utilizaban en la mezclilla.

Los inicios y su expansión

Fue a principios de los años 80 cuando se comenzó a aplicar este sistema de tratamiento a la mezclilla que anteriormente tenía un color índigo y una textura resistente que le permitía durar muchos años.
A pesar del tiempo no han dejado de instalarse estas industrias que inicialmente estuvieron en esta ciudad donde había no menos de una decena de plantas funcionando en distintos puntos.
Por la aceptación que hay en el mercado mundial de este tipo de prendas, a pesar de los problemas de contaminación ambiental, auditiva y de la emisión de lodos que obstruirán las redes de drenaje el cual no tenía la capacidad para conducir las grandes cantidades de desechos que a diario generaban en las zonas urbanas, no fueron clausuradas sino que se les exigió su instalación en juntas auxiliares y posteriormente en municipios como Santiago Miahuatlán, Ajalpan, Altepexi y San Gabriel Chilac.
El regidor de ecología en Santiago Miahuatlán, José Adrián Valencia Contreras, dijo que en este municipio hay funcionando entre cinco y seis plantas que se dedican al deslavado de ropa de mezclilla.
Admitió que los desechos que se generan son depositados en una barranca, bajo el argumento que carecen de una planta tratadora de aguas residuales y solamente Protección Civil del municipio es quien orienta sobre las medidas de seguridad que deben aplicar en el interior de las empresas.
Personal de ecología municipal vigila el tiradero que tienen en la exhacienda, donde cuidan de ir cubriendo los desechos con capas para evitar contaminación e incendios.
Mencionó que desconocen qué tipo de químicos utilicen estas plantas que se dedican al deslavado de ropa de mezclilla.
Al no existir un control por parte de la autoridad, los canales de agua que pasan por algunos puntos de la población llevan agua azul pero no siempre es por la pureza, sino por los desechos que son vertidos sin control tanto a cauces como en barrancas y terrenos que hay a las orillas.
El canal que cruza a un costado de la gasolinera ubicada a unos metros de la caseta de cobro de la supercarretera Cuacnopalan-Oaxaca a la altura de Santiago Miahuatlán, es uno de los lugares donde con frecuencia se observa el paso de agua de color azul intenso que va dejando rastro en las paredes de la tierra que queda contaminada.
A unos cuantos metros de esa zona está ubicado un tiradero al aire libre de piedra pómez que utilizaron para el proceso de deslavado y hay una fosa de unos 50 metros de diámetro donde almacenan los residuos.

Regulación de la OSELITE

El gerente operativo del Organismo Operador del Servicio de Limpia en esta ciudad, Josué Hernández Juárez, señaló que una de las empresas más grandes que se dedica a ese proceso industrial lleva directamente al relleno sanitario los residuos que genera, otras más pequeñas tienen contrato con Ooselite quien les da el servicio especial.
Personal del organismo se encarga de retirar la piedra pómez y los residuos que generan, siempre y cuando cumplan con los estudios a través de los cuales demuestran que los desechos no son un factor de riesgo si se depositan en el relleno sanitario.
El Ooselite da servicio a unas diez empresas, los desechos que recolecta son depositados en un área alterna para que se escurran los líquidos y de esa forma se dé el tratamiento correcto.
Hernández Juárez mencionó que las empresas que atiende el Ooselite no manejan químicos agresivos como anteriormente ocurría, ahora no se tiene ningún riesgo en el manejo de los desechos.
En el relleno sanitario se captan un promedio de 40 metros cúbicos diarios de residuos que se generan en plantas de deslavado de mezclilla.
Si bien con la instalación de estas plantas deslavadoras se generan empleos, lo que es cierto es que son una fuente de contaminación ambiental. Barrios Hernández aseveró que la mayoría no tienen plantas tratadoras de aguas residuales.
Los grandes consorcios si cuentan con este tipo de equipamiento, pero no lo utiliza al 100 por ciento.
Esto hace que se generen dos problemas de contaminación, las aguas azules que derraman, los lodos que se forman por los residuos del textil, la piedra pómez, arenas sílices que están esparcidos en Tehuacán, San Diego Chalma, San Pablo Tepetzingo, sobre todo en estas dos últimas poblaciones donde hay una contaminación grave por el agua que utilizan para el riego de cultivos.
En otras poblaciones como en San Gabriel Chilac, las descargas de sus aguas "azules" las están haciendo en barrancas y la contaminación deriva en San José Miahuatlán donde no hay supervisión de autoridades.
Las deslavadoras de ropa de mezclilla tiran sus aguas en terrenos que hay atrás de estas empresas y a los cauces, en medio de la impunidad.

Sin planta tratadora

Tehuacán es un municipio donde por el número de habitantes y de acuerdo a las normas que tiene la Comisión Nacional del Agua debería de contar con una planta tratadora de aguas residuales, proyecto que ha estado en los escritorios de quienes han sido titulares del Organismo Operador del Servicio de Agua Potable y en otras dependencias gubernamentales; sin embargo en un década no se ha concretado.
El último intento fue a finales del trienio pasado cuando se anunció el inicio de esta importante obra, pero por no cumplir con los procedimientos, la empresa responsable no inició los trabajos y comenzó un juicio legal que aún no concluye.
Especialistas ecologistas y defensores de derechos humanos han urgido a las autoridades para que Tehuacán cuente con una planta tratadora de aguas residuales que son conducidas por el cauce del río Valsequillo que cruza la ciudad y que se juntan en la intersección que hay atrás de la colonia Nicolás Bravo y de ahí inicia el riego de cultivos.

Interviene Greenpeace

Por el problema de contaminación que estas plantas generan y las repercusiones en la salud de las personas, Greenpeace inició la campaña Detox, resultado de la toma de muestras que aplicaron a las "aguas azules".
En su campaña informativa se destacaba a China como uno de los países más contaminados por "aguas azules" de la ropa de mezclilla, sin embargo, México estrecha los márgenes para acercarse.
En el levantamiento de muestras se incluyó a Aguascalientes, San Juan del Río Querétaro y Tehuacán, las aguas fueron analizadas por universidades y laboratorios que han trabajado con Greenpeace y encontraron que existían químicos en esos procesos de deslavado de ropa de mezclilla que no son eliminados por las plantas tratadoras de aguas residuales, además son cancerígenas.
Es por eso que emplazaron a las marcas internacionales de esta ropa de mezclilla como Levi´s, Gap, Guess, entre otras que se comprometieron ante Greenpeace a dejar de utilizar los químicos que son perjudiciales no solo para el medio ambiente, sino para las personas, entre estos se encuentran el TMDD es un surfactante, que es moderadamente tóxico al ambiente acuático.
El HMMM, que es usado para producir resinas, es tóxico para los organismos acuáticos, también encontraron rastros de dos bencenos triclorados, que son químicos tóxicos persistentes, se usan como solventes y portadores de colorante.
Dos éteres de ftalatos (DEHP y DiBP), estos químicos son toxinas reproductivas que tienen varios usos industriales entre estos en la fabricación de textiles.
Nonifenol (NP), es un contaminante ambiental persistente, con propiedades capaces de provocar trastornos hormonales junto con nonifenoles etoxilados (NPEs) que se utilizan como detergentes y surfactantes en la fabricación y lavado de textiles, estos pueden degradarse.
Dos bencenos triclorados que se utilizan como inhibidores de la corrosión y son moderadamente tóxicos para los organismos acuáticos. El fosfato de tributilo, es un químico peligroso que utilizan en la industria textil y la tricloroanilina, que está relacionada con la fabricación y uso de tintes, esta es tóxica para la vida acuática.
Otro de los químicos encontrados en el estudio realizado fue el fosfato de tributilio, este señalan es un químico peligroso que se utilizaba en la industria textil y que de acuerdo al compromiso que se hizo dejaron de aplicarlos.

Sin compromiso de fabricantes nacionales

"Si esos acuerdos se dieron con fabricantes mundiales en el país los fabricantes de mezcilla se deben asumir porque los empresarios nacionales también utilizan en sus procedimientos compuestos químicos que son agresivos al ser humano y al medio ambiente", subrayó Barrios
En esta zona el cuidado debe ser mayor porque las aguas residuales que desechan esas plantas que se dedican al deslavado de ropa de mezclilla, la ocupan para el riego de cultivos de elotes y calabaza que terminan por consumir las personas.

Autoridades no vigilan a empresas

La instalación de este tipo de plantas se ha dado porque autoridades de los tres niveles de gobierno en turno lo han permitido, acceden a que se coloquen sin contar con los permisos y todos aquellos requisitos que la misma normatividad exige, no sólo en cuanto a leyes ambientales, sino también laborales, principalmente en materia de protección a los trabajadores quienes en su mayoría carecen del equipo apropiado para el desarrollo de sus actividades.