Exhiben pasión... de los usuarios del transporte

Como parte de las exigencias, se pidió al gobernador Jaime Rodríguez Calderón cumplir con su promesa de un transporte con precios accesibles.

Monterrey

Esta vez, la cruz fue representada por un camión de cartón a escala de la Ruta 89. Los soldados romanos fueron sustituidos por los empresarios de Transregio, la CTM y Martínez Chavarría.

No fue un Vía Crucis donde el personaje principal representara a Jesús. En pleno centro de Monterrey, se escenificó el calvario que viven los usuarios del transporte en Nuevo León.

El motivo por el cual se decidió hacer la representación es debido a que las rutas urbanas brindan pésimo servicio, son caras y deficientes, afirmó Rocío Montalvo, integrante de Únete Pueblo.

Zaragoza y Morelos fue el lugar de arranque. En punto de las 14:30, unas 15 personas tomaron sus puestos para exigir, por medio de su representación, mejores condiciones en el transporte público. 

Un camión a escala de la Ruta 89 fue lo que cargaron desde Zaragoza, por todo Morelos, hasta llegar a la avenida Juárez.

“Este Vía Crucis es una representación de lo que sufrimos día a día los usuarios pagando excesivas tarifas del transporte”, expuso Montalvo a través de un megáfono. 

Decenas de paseantes observaban atentamente, y aunque algunos sacaban la vuelta al grupo para caminar, otros afirmaban con la cabeza. 

Quienes representaban a las empresas del transporte daban de latigazos al “usuario”, que, al igual que Jesús, cayó varias veces en el camino antes de ser crucificado. 

Las quejas siguieron: “A pesar de que el Gobierno actual nos ofreció un transporte moderno, seguro y barato, hasta el día de hoy hemos visto puros circos mediáticos por parte de la Agencia Estatal del Transporte”, pronunciaron. 

En la primera caída, se escenificó cómo el usuario del transporte tiene que durar en algunas ocasiones hasta más de una hora para subir a un camión.

“Al usuario se le presenta la dificultad de que no tiene a dónde reportar, la Agencia Estatal del Transporte no entrega el número de reportes y no da continuidad a denuncias”, expuso Montalvo. 

Durante el camino, las inconformidades se seguían cuestionando. El aumento en la tarifa de la Ecovía, los acuerdos con los transportistas y la falta de un sistema moderno eran parte de las quejas. “Queremos transporte moderno”, demandaban.

Se exigió, a su vez, alto a los actos “mediáticos” que han realizado las autoridades estatales, ya que, dijeron, el 65 por ciento de los camiones son “chatarra” y no han sido sancionados.

En la segunda caída se escenificó cómo un camión de la Ruta 89 volcó en enero de 2016 y no contaba con póliza de seguro. En esta parte del Vía Crucis, los participantes pidieron seguridad para los usuarios.

“El transporte se concentra en un grupo de empresarios que se enriquecen a costo de los usuarios”, señalaron.

Como parte de las exigencias, se pidió al gobernador Jaime Rodríguez Calderón cumplir con su promesa de brindar un transporte moderno, seguro y a precios accesibles.