CRÓNICA | POR NADIA VENEGAS

“¡A ver, yo tengo hambre, cabrón, y tengo que llegar!”

Activistas “chocan” con choferes y pasajeros

A unos usuarios con prisa y otros con hambre no les causa mucha gracia la protesta de activistas; menos a un chofer que amagó con no detenerse y llevarse a todos a la delegación.

 


Monterrey

“Bueno, no hay cosa peor que no hacer nada”, comenta una mujer que regresa a la plaza de Colegio Civil, después de participar como inconforme en una protesta contra el alza a las tarifas del transporte.

Son las 17:30 y en este sitio se reúnen integrantes de al menos tres organizaciones civiles, quienes tratan de convencer a los usuarios que el incremento de hasta 20 por ciento resulta injusto.

Con marcadores para cristales, unos 10 jóvenes integrantes de Frente Nuevo León A.C. que se encuentran en las banquetas escriben consignas en los camiones que se detienen para subir pasajeros, lo que sorprende a los usuarios y provoca los reclamos de algunos choferes.

“¿Qué pasó? No lo rayen”, comentó uno de los conductores de una unidad a la que se le escribieron en el cristal las leyendas “Ratas”, “Son $10, no $12”, “Pueblo Unido”.

“Es que luego lo tengo que lavar yo”.

Apenas a unos metros en una mesa plegable con unas hojas en un legajo y una pluma prestada, se comienza con la recolección de firmas para un amparo colectivo en contra de esta alza, la cual entró en vigor a partir del 1 de enero y que se acentúa en el pago en efectivo.

En unos minutos logran la convocatoria de interesados que se amontonan para escribir su nombre y su firma en la lista de las personas que se encuentran en desacuerdo.

Dos horas después se contabilizaron 247, que se sumarán a las 750 que ya se tenían para presentarse el recurso legal el próximo jueves. 

Aunque inició su convocatoria desde las 16:00 con pancartas y gritos en el mismo lugar, los integrantes del Congreso Ciudadano y de México Responde deciden iniciar con las acciones de la inconformidad.

Encabezados por Pedro Novo, un grupo de siete personas -entre integrantes de las organizaciones, simpatizantes y hasta un vendedor de merengues que se unió al grupo- deciden subir a un camión pagando sólo siete pesos, por hacer una comparación a lo que cuesta el transporte en Guadalajara.

“Necesito apoyo”, le comenta el conductor de la unidad a una mujer integrante de la Policía de Monterrey que se encontraba rondando la zona.

“Se subieron y no me quieren pagar lo que es”.

Novo comienza con un discurso, la unidad se detiene y el chofer decide apagar el motor.


“¡Vámonos!”, grita un hombre que se comienza a desesperar. “Yo llevo prisa, compadre, si tú no tienes nada que hacer, yo sí llevo prisa”.

“No podemos dejarnos, gente, no paguen más de siete pesos”, indica Novo.

“Está bueno, yo te apoyo, pero como quiera el pinche Gobierno te enchoriza”, le responde un usuario.

“¡A ver, yo tengo hambre, cabrón, y tengo que llegar!”, agrega otro hombre. “A ver, vamos a darle una pamba loca a los que se subieron”.

El camión arranca y sin detenerse en ninguna parada llega hasta el cruce de Juárez con Ocampo.

“No me voy a parar”, indica el conductor después de que uno de los pasajeros presiona el botón para descender, “me los voy a llevar a todos a la delegación”.

El conductor decide detenerse, abre las puertas y tanto el pasajero como los inconformes bajan de la unidad.

La operación se repite para regresar, esta vez sin tanta resistencia del conductor.

Tras subir a la unidad, Novo comienza de nuevo el discurso, sin embargo, un vendedor de golosinas lo interrumpe.

“Se va a llevar dos chocolates Nicolo por diez pe..”, menciona el comerciante, quien se calla repentinamente al ver a los inconformes.

Los activistas descienden en el cruce de 5 de Mayo, para volver a la explanada de Colegio Civil, donde espera el resto del grupo.

“No es eso lo que esperaba”, menciona una mujer tras doblar un cartelón que portaba en el camión y que criticaba el aumento.

“Bueno, no hay cosa peor que no hacer nada”.


Fue tal la molestia de algunos usuarios del transporte que propusieron darles “pamba loca” a los inconformes.