Librerías católicas de la zona, a la baja en ventas

Está bien que la gente visite la playa Miramar; pero que la gente no olvide el verdadero motivo del periodo vacacional de Semana Santa, recuerdan encargados de negocios.
La Santa Biblia, versión de la Reina Valera, entra las más vendidas de las ediciones de La Palabra.
La Santa Biblia, versión de la Reina Valera, entra las más vendidas de las ediciones de La Palabra. (Eduardo Javier González)

Madero

Está bien que la gente aproveche los tiempos de Cuaresma para ir a la playa, pero que no olvide el verdadero motivo por el que descansarán en la próxima Semana Santa, indicó Petra Juárez.

La encargada de la librería católica ubicada a un costado de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la zona centro de Ciudad Madero, expresó que las ventas han disminuido 40 por ciento, en comparación con años anteriores.

“Los días han estado un poco fríos, no ha habido mucho movimiento. Claro, acercándose la Semana Santa, es cuando empieza a haber más movimiento.

Por ejemplo, el Miércoles de Ceniza la gente fue directamente al templo.

“Por lo general la gente viene a preguntar por guías para el rezo del Vía Crucis, o cuando se acerca la Semana Santa, para la Visita de las Siete Casas, los cirios pascuales es lo que más movimiento tiene.

Hubo menos venta en 2013 comparada con 2012, un 40 por ciento menos”. 

Apuntó que esto se debe a la falta de fe de la gente, la cual no se acerca a Dios como lo hacía en otras épocas.

“Es reflejo de la falta de formación en la fe, no es como anteriormente cuando asistían por sus guías para hacer el rezo durante los viernes de Cuaresma, para la Semana Santa. Ahora no, cuando mucho vienen por una velita más económica nada más para llevarla a bendecir, ya casi sin ningún sentido.

“Además de la economía, que ha estado bien difícil, está el otro lado, como que ya se perdió el sentido de los días de Cuaresma y Semana Santa”.

Indicó que en los tiempos aciagos de la delincuencia, hubo mayor acercamiento de la comunidad para buscar libros de oraciones, así como estampitas con oraciones “para protección”, como le hacían saber las personas que visitaban la librería.

“Pero se calmó la violencia y volvimos a confiarnos, y se alejaron otra vez. Estamos al pendiente de las vacaciones de Semana Santa, pero no de su significado… Desgraciadamente para los católicos, se ve a Dios, a la religión, tristemente como una farmacia donde hoy necesito esto o aquello, pues voy y lo compro; no como una forma de vida.

“Solo cuando nos va mal es cuando nos acordamos de que hay que ir a buscar a Dios. Salimos del problema y otra vez se nos olvida.

O buscamos un recetario: un santo bueno para esto, un santo bueno para lo otro. No hay una forma de vida que nos mantenga en una práctica constante.

“Pueden ir a la playa, pero sin olvidar por qué están en la playa, el real motivo, porque si no fuera por los días que se están viviendo, no les darían oportunidad de ir a la playa”.