Ciudadanos detienen cambio de banquetas en Lerdo

Habitantes de las calles Coronado y Francisco I. Madero en la zona centro, detuvieron las obras debido a varias irregularidades que han documentado a través de fotografías.

Lerdo, Durango

Debido a una serie de irregularidades que vecinos del centro han detectado en el proyecto del cambio de banquetas, programa que lleva a cabo la actual Administración Municipal encabezada por María Luisa González Achem, la mañana de este lunes se concentraron en la esquina de las calles Guerrero y Coronado para impedir que las obras continuaran.

La molestia de los habitantes surge por las deficiencias de la obra, principalmente para cumplir con los objetivos de la Administración Municipal, de ser una vialidad incluyente.

Los vecinos están documentando a través de fotos las irregularidades que se han presentado desde que iniciaron con los trabajos de construcción. 

Reportan cuarteaduras, mínimo grosor de la banqueta, la dificultad para transitar, hasta postes que se encuentran en medio del camino o línea diseñada para personas con discapacidad visual.

En el punto donde se reunieron, se ubica el Chalet Tarin que tiene más de cien años y pese a que está catalogado como monumento histórico por parte del INAH, también se vio afectado por las obras.

Como lo dio a conocer la arquitecta Martha Castañeda, propietaria del Chalet, quien señaló que existe inconformidad de la forma en que se realizaron las obras.

Destacó que al momento de subir el trascabo demolieron una parte del basamento de la barda perimetral del Chalet Tarin que es de cantera.

“En la parte de abajo tiene piedra, cortaron lo que viene siendo el basamento”, expresó.

Recordó que la barda tiene el tiempo que tiene el Chalet Tarin, el cual terminó de construirse en 1913 y debido a que es un edificio protegido, primero se tenía que solicitar permiso ante el INAH, por lo cual pidió hablar con el director de Obras Públicas, Juan José Jiménez Varela, sin embargo, no hubo una respuesta.

Los daños son incalculables, pues ahora no solamente requiere un enjarre, sino una restauración de acuerdo a los materiales y el tipo de construcción que tenía en los basamentos en ese tiempo.

Por su parte, la alcaldesa señaló que la obra se contempla terminar en quince días e hizo un llamado a la ciudadanía a comprender y tener paciencia sobre sobre la obra. 

Ante esto hizo el llamado a la sociedad a que le ayuden a ser un municipio incluyente.El programa de rehabilitación de banquetas que se puso en marcha en la parte sur de la avenida Francisco Sarabia, en la avenida Francisco I. Madero y en la General Coronado tendrá una inversión aproximado de 12 millones de pesos tanto del recurso federal como municipal.

“Tenemos que entender que hay personas que se trasladan en silla de ruedas y me daba temor a que fueran por la calle, toreando los automóviles”.

Juan José Jiménez Varela, director de Obras Públicas, mencionó que en la calle Coronado se invertirán 2 millones 700 mil pesos de recurso federal y 2 millones del recurso municipal.

En la Francisco I. Madero es de alrededor 2 millones 350 mil pesos federales más 2 mdp de recursos municipal, esto adicional a la inversión de la avenida Francisco Sarabia en la parte sur para dar un total de 12 mdp.

En el proyecto están trabajando tres empresas constructoras de la Región Lagunera, las cuales ganaron la licitación, pero el funcionario municipal omitió los nombres.

Además darán solamente un año de garantía de la obra, lo cual también se suma a las inconformidades de los vecinos. 

rcm