Vecinos manifiestan su inconformidad con la obra

Señalan que las unidades de transporte público y aseo no cabrán en los carriles.
La amplitud de los carriles es una de las principales molestias
La amplitud de los carriles es una de las principales molestias (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Lonas con consignas como la de "Robles mentiroso" en contra del alcalde de Zapopan se pueden apreciar en diversos puntos de la avenida Santa Margarita en la que se edifica la ciclovía multimodal que el gobierno municipal planea concluir en el mes de marzo.

El malestar de vecinos y comerciantes se ha notado en el desarrollo de la obra. Los que viven en el tramo C (de Circuito Federalistas Jaliscienses hasta avenida Acueducto) han manifestado su inconformidad en los aspectos técnicos que consideran afectarán a los comercios, la seguridad de ciclistas y la circulación vehicular.

La principal propuesta de algunos vecinos es que la ciclovía se desviara en el tramo C y se vaya por avenida Central para que posteriormente pueda retomar la ciclovía, para que no se reduzca el ancho de la vialidad.

"Mide 80 centímetros el camellón de aquí. Ya lo derrumbaron. Quieren ampliarlo a 2.70 centímetros, incluso las banquetas las han aumentado un poco de tamaño. Se aumentaron 30 a 40 centímetros que hacen más angostos los carriles. No caben los dos carriles", explicó Consuelo Barajas, una de las inconformes.

Los vecinos argumentan que el derecho de vía es de 19.20 metros en algunos tramos de la ciclovía. Explican que se pretende dejar carriles de 2.50 metros que serán pequeños para la circulación del transporte público y camiones de Aseo Público, ya que estos llegan a medir hasta 2.90 metros de espejo a espejo.

"Antes el camión se orillaba y dejaba pasar a otros vehículos. Ahora con el arrollo vehicular que van a dejar pues ya no va a poder pasar. Si el camión pasa se para a media calle y ya no va a dejar pasar a nadie. Dijeron que iban a dejar paradas de camión. Igual son alrededor de seis rutas las que pasan por aquí. Si un carro choca, ¿por dónde van a pasar los vehículos de emergencia?", explicó Oscar Alejandro, vendedor de comida en la zona.

Otra problemática a la que se presentan los colindantes de la ciclovía en el tramo C es que año con año se registran inundaciones por el agua que baja de la zona norte de avenida Santa Margarita. Los comerciantes afirman que el nivel del agua alcanza a subir hasta 80 centímetros.

Afirman que el proyecto inicial no contemplaba una acción de disminuyera el acto y al contrario se proponía a reducir a un carril en cada sentido y subir la vía a nivel de banqueta.

 

Los inconformes sobre la forma en la que se está edificando la ciclovía afirman que no se oponen a las obras que benefician el uso de la bicicleta. Dijeron que las características de la obra no son los adecuados y perjudicarán a la zona más que beneficiar. Afirman que seguirán las protestas.