Condóminos se unen para afrontar obstáculos del Metro

Los habitantes han tenido que soportar fugas de gas, agua y hasta a conductores que se aprovechan de los lugares de estacionamiento.
Los vecinos instalaron una pluma para evitar el paso a conductores que buscan estacionarse en sus lugares.
Los vecinos instalaron una pluma para evitar el paso a conductores que buscan estacionarse en sus lugares. (Carlos A. Rangel)

Monterrey

La construcción de la Línea 3 del Metro, la explosión de una tubería de gas y otra de agua, y las molestias ocasionadas por estas situaciones han generado que los habitantes de los Condominios Constitución se unifiquen como si se tratara de una pequeña ciudad.

Ellos mismos se consideran una pequeña ciudad, señalan los mismos vecinos, ya que cuentan con problemas internos y red de contacto entre todos, que los ha beneficiado en los últimos días, sobre todo cuando algunos vecinos se percataron de la fuga de agua que estaba ocurriendo y alertaron a sus vecinos, quienes anunciaron a sus otros vecinos, y así, en menos de 40 minutos habían logrado desalojar por completo los 50 edificios.

La fuga fue ocasionada por descuido de los trabajadores de la construcción del Metro y dejó sin agua al 100 por ciento de los habitantes de los Condominios Constitución durante más de cinco horas.

Aunado a las inconveniencias que les ha ocasionado esta construcción, los vecinos han tenido que enfrentarse a otro tipo de situaciones adversas, como la mala fama que se le ha creado al lugar, la violencia que supuestamente se vive todos los días en la zona y el aprovechamiento que los conductores hacen de los cajones de estacionamiento de los habitantes de los departamentos cuando visitan alguna de las clínicas que se encuentran al otro lado de la avenida Félix U. Gómez.

Pero han sabido afrontar estas situaciones, señaló Alberto Muñoz-Muñoz, uno de los habitantes de los Condominios Constitución. Es más, estas complicaciones los han unificado más como vecinos que son.

“Aprendimos que si nos unimos podemos hacer que las cosas funcionen mejor”, señaló Muñoz-Muñoz en entrevista con MILENIO Monterrey.

Prueba de esto son las plumas que se han instalado en las orillas del conjunto de edificios, una sobre Padre Mier y la otra sobre la lateral de Félix U. Gómez, para evitar que se utilicen los cajones de estacionamiento por personas ajenas a los edificios.

Fue una labor difícil, explicó Muñoz-Muñoz junto a otros vecinos de los Condominios. Y es que tuvieron que gestionar con las autoridades correspondientes para que les permitieran hacer uso de la calle e instalar las plumas. Posteriormente, que les permitieran construir una caseta para que los empleados que manejan la pluma –también vecinos de los Condominios Constitución- no estuvieran expuestos a la intemperie.

 Además, se han estado entregando desde hace dos meses calcomanías para que los vecinos las peguen en sus vehículos y hacer más fácil la labor de los trabajadores de identificar realmente a los residentes de los edificios.

“No nos queda de otra. No queríamos el Metro y ya nos lo impusieron. Ahora tenemos fugas de gas, de agua… No podemos detener estas cosas que van  a seguir pasando, lo único que podemos hacer es encontrar la manera de que todo funcione bien para todos los vecinos de los condos”, comentó Patricia Solís, también habitante de los Condominios Constitución.