REPORTAJE | POR JESÚS ALBERTO GARCÍA

“A veces lo insignificante puede darte la felicidad”

graciela-Integrante de Voluntad Sin Límites

Ha dejado atrás los malos tratos que recibió durante la juventud, o incluso en estos tiempos, ya que su motivación es salir adelante pese a sus capacidades, pues señalan que cada día es una lucha constante por vivir.

Graciela Tristán López no pierde las ganas de vivir.
Graciela Tristán López no pierde las ganas de vivir. (Jesús Jiménez)

Tampico

La discriminación y sobre todo las barreras arquitectónicas han sido parte de las complicaciones que ha tenido Voluntad Sin Límites, aseguró la vocalista Graciela Tristán López, quien arriba de una silla de ruedas no pierde las ganas de vivir.A sus 55 años de edad y con secuelas de poliomielitis, la señora Graciela Tristán ha sido una de las piezas claves de la agrupación, así como una de las fundadoras desde hace ocho años.

Explicó que decidió participar en la convocatoria porque el gusto de la música había estado presente en su familia, ya que sus padres se la inculcaron desde pequeña y era común oírla cantar por la casa a todo pulmón.

“Vengo de una familia a la que todos les gusta cantar. De jovencita estuve en el coro de la iglesia hasta que después me jubilé, y por medio de una convocatoria me di cuenta del grupo”, relató.

Enfatiza que ocho años no han sido nada fácil para todos y cada uno de los integrantes, sobre todo los fundadores, ya que han visto de todo.

Lo más complicado, cuenta con una sonrisa en el rostro, ha sido romper las barreras de la discriminación, a las cuales se le suman las barreras arquitectónicas de una sociedad que no ha entendido las necesidades de las personas con capacidades diferentes.

“Hemos pasado por muchas cosas, hemos brincado muchos obstáculos pero como dice el emblema de nuestro grupo, Voluntad Sin Límites, no nos dejamos vencer… nos caemos pero nos levantamos.Nos hemos encontrado con discriminación, con las barreras arquitectónicas que a veces no son funcionales para nosotros, a veces los baños supuestamente son para discapacitados pero no está adecuados para uno”, recalcó una de las fundadoras del grupo.

Cuenta por ejemplo, como nunca pudo ingresar a la escuela debido a que en las instituciones públicas de Tampico jamás la aceptaron por su condición, una situación que contribuyó a que tuviera que estudiar en casa.

Resume que al formar parte de Voluntad Sin Límites ha sido una “lucha constante, ya que cada día es un despertar y es pedirle a Dios que nos dé la fuerza para terminar el día, y de la mejor manera”.

Recalcó que el grupo le ha permitido expresarse, y sobre todo, transmitir el amor a la gente a través de las melodías, del bolero y de las baladas que son los géneros que más le apasionan.

Actualmente los jóvenes se ponen barreras imaginarias y sufren al tratar de atravesarlas, indicó Tristán López, cuando en ocasiones solamente es cuestión de actitud para salir adelante.

“Lo único que les puedo decir es que sigan adelante, que es única la vida, que venimos a este mundo a ser feliz, buscar la felicidad.

A veces las cosas tan insignificantes pueden darte la felicidad, porque a veces piensan que nada tiene remedio, pero, siempre hay una lucecita que dice hey, aquí está el camino y hay que seguirlo”, expuso.