¿Y dónde están los valores en estos tiempos tan vacíos?

Atacar a balazos y sin piedad a sus compañeros y a su maestra dentro del salón de clase es algo que nunca había ocurrido en Nuevo León. ¿Qué estamos haciendo mal como sociedad?

Nunca se había visto en México y mucho menos en Monterrey, un ataque de este tipo. Ningún alumno de secundaria había traspasado el límite de llegar a disparar dentro del salón de clases y menos con la sangre fría con que lo hizo este joven, para luego darse un tiro en la boca que lo dejó mal herido y horas después le causó la muerte. Nadie en México había llegado tan lejos. Por ello es preciso que reflexionemos como sociedad, como país, como sistema educativo, pero sobre todo como familias a las que nos duelen estos hechos. ¿Qué sigue ahora? ¿Revisar mochilas todos los días para que esto no pase nunca más? Hay una herida que debe llevarnos a analizar si las formas en que educamos a nuestros hijos son las mejores. No hay una fórmula escrita para la crianza, pero el apego, el afecto, la constancia, el buen ejemplo y transmitir que es más importante ser que tener, son valores universales.