Adquiere Salud más vacunas contra la influenza

Este año la dependencia estatal aumentará en un 30 por ciento la aplicación de vacunas contra el virus a partir de este martes, informó Jesús Zacarías Villarreal.
A partir de este martes comenzará la vacunación contra el virus.
A partir de este martes comenzará la vacunación contra el virus. (Foto: Carlos A. Rangel/ Archivo)

Monterrey

Esta temporada invernal la Secretaría de Salud incrementará en 30 por ciento la aplicación de vacunas contra la influenza debido a que no se sabe en qué porcentaje se incrementen los casos de la cepa H1N1, que en el 2009 se convirtió en pandemia mundial.

Las primeras 190 mil dosis ya llegaron a Nuevo León y a partir de este martes arranca formalmente la campaña de vacunación contra el virus que hasta la semana pasada se tenían registrados 3 casos positivos de influenza, informó Jesús Zacarías Villareal, titular de la dependencia.

"En el invierno 2013-2014 circuló la cepa H1N1, a diferencia del invierno del 2012, esta cepa es con la que menos ha habido contacto de la población; afecta a gente joven y suele complicarse más que el H3N2.

"Esto atrajo la atención de la población y hubo una demanda muy fuerte de vacuna, pero después de la alerta de que había casos", señaló el funcionario estatal.

La Secretaría de Salud en Nuevo León desconoce cuál cepa será la predominante en este invierno, aunque el titular de esta dependencia afirmó que la vacuna ofrece protección contra cualquiera de las variantes del virus.

La vacunación debe ser un mes antes de la exposición al virus, aunque las campañas de vacunación en años anteriores han arrancado a mitad de octubre, este año la dependencia esperó hasta casi el inicio de noviembre.

"Vamos a estar teniendo eventos de intensificación a partir de mañana, vamos a invitar al arranque oficial.

"Recordar a la población que octubre y noviembre son los meses ideales para vacunarse, la influenza llega a Nuevo León en diciembre, está presente todo este mes, enero, febrero y parte de marzo".

Los grupos vulnerables son los bebés de 6 meses a cinco años de edad, mujeres embarazadas y también aquellas personas que padecen diabetes y obesidad extrema.