Pese a las vacaciones, baja cifra de accidentes en el hogar

En esta temporada que regularmente se incrementan los percances en casa, las atenciones médicas a niños en la Cruz Roja de Nuevo Laredo ha disminuido.
Cruz Roja de Nuevo Laredo.
Cruz Roja de Nuevo Laredo. (Ricardo Hernández)

Nuevo Laredo

Son más de 500 atenciones las que se registran semanalmente en la Clínica de la Mujer y Cruz Roja de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Contrario a lo que se esperaba durante este periodo vacacional, en donde regularmente se incrementan los accidentes en el hogar, ha mantenido el número de consultas.

José Delgado Ramírez, director de la Cruz Roja, dijo que las consultas más comunes son referentes a gripes, problemas gastrointestinales, luxaciones, heridas, golpes y fracturas.

"En ese tipo de incidentes, no ha aumentado, siguen habiendo los mismo tipos de incidentes que acuden a Cruz Roja, el mismo tipo de atención, pensamos que es gracias a todos esos programas de prevención y de cuidado que tienen que tener los padres en esta temporada está ayudando un poco a disminuir esos incidentes que teníamos en años anteriores".

"Un aproximado que tenemos por semana son más de 500 personas que vienen a consulta, tanto al área de urgencias como en la clínica de la Mujer, son por lo general heridas, golpes, o por choques automovilísticos, vemos de todo tipo de atenciones aquí", mencionó el galeno.

Destacó que son los jóvenes adultos los que regularmente acuden a recibir atención médica y un número bajo de menores de edad.

"En esta temporada hemos tenido más adultos jóvenes, que se han hecho algún tipo de atención de accidente o alguna herida, entonces a disminuido un poco la atención los niños", explicó.

Delgado Ramírez, exhortó a la población para continúen con la atención hacia los menores de la casa, para evitar accidentes en el hogar, además de evitar sacar a los menores al sol entre las 12 y cuatro de la tarde, ya que podrían sufrir una insolación, así como también extremar precauciones cuando están en las albercas, sobre todo de no aventarse para evitar golpes fuertes que pudieran perjudicar su salud.